El kit del verano cuesta entre 20 y 30 por ciento más

Mallas, ojotas, reposeras, termo y anteojos de sol. Todo viene con aumento.

Neuquén.- Con la llegada del verano, los balnearios se ven cada vez más llenos de neuquinos que van para combatir las altas temperaturas con un chapuzón en las aguas del río. Para pasar una tarde lejos del calor del asfalto se necesita un verdadero kit de bañista y, para conseguirlo, hay que pagar entre un 20% y un 30% más que el año pasado.

Ya sea con la intención de bañarse o sólo tomar sol, es indispensable ir a los balnearios con traje de baño. En los supermercados, los shorts de hombre cuestan en promedio 250 pesos, mientras que las bikinis rondan los 300 pesos, y 350 las mallas enterizas. Sin embargo, los locales más exclusivos ofrecen trajes de baño con precios superiores a los mil pesos.

Ningún look está completo sin ojotas, y para adquirirlas hay que pagar entre 39 y 120 pesos en el supermercado, según los motivos y la calidad del material. La marca más reconocida, de origen brasileño, tiene precios que oscilan entre los 180 y los 500 pesos.

Para recostarse a secarse al sol o broncearse, son fundamentales las lonas, que salen unos 180 pesos, o las toallas para playa, a 160. También hay opciones más económicas, como toallas de baño, que rondan los 85 pesos. Los que prioricen la comodidad, deberán invertir un poco más y llevarse una reposera, que va desde los 350 a los 900 pesos. Las sillas más modernas, fabricadas en aluminio, son mucho más livianas que sus antecesoras, por lo que es más fácil transportarlas a pie.

En estos meses, el sol es muy intenso, por lo que es necesario estar protegidos. Un protector solar factor 30 sale unos 130 pesos, un 30% más que el año pasado. Los anteojos de sol se pueden conseguir desde 120 pesos en los quioscos, pero las opciones de las ópticas rondan los mil pesos. Quienes prefieran resguardarse bajo la sombra, pueden adquirir una sombrilla a 360 pesos en los supermercados.

Ninguna tarde de río está completa sin un picnic. Para quien aún no tenga un equipo de mate, los precios del kit completo van de los 180 a los 625 pesos, según los materiales del termo, el mate y la bombilla. Aquellos que prefieran una merienda más suculenta pueden comprar una conservadora a 900 pesos o incluso una heladera termoeléctrica portátil por 2200. Los termos para jugo cuestan unos 220 pesos.

Aunque muchos prefieren charlas con amigos o juegos de cartas, hay personas más solitarias que se entretienen escuchando música o leyendo. Hay libros clásicos desde 150 pesos, en sus ediciones de bolsillo, mientras que los ejemplares más grandes cuestan unos 300 pesos. Por 299 pesos se puede comprar Revival, la última obra de Stephen King, y las novelas románticas de Florencia Bonelli salen 329 pesos.


Al ritmo de las nuevas tendencias

Los locales de accesorios también renuevan sus vidrieras en la temporada de verano y apelan a las clientas que siguen las últimas tendencias incluso en una tarde relajada en el río. "Ayer trajimos pareos y capelinas, y ya no nos quedan; se vendieron enseguida", contó Alexandra, la vendedora de un negocio en un shopping neuquino.

A diferencia de los supermercados, esos lugares ofrecen sus productos a precios más caros: un par de anteojos a 380 pesos, bolsos playeros de 500 a 800 pesos y capelinas a 190. "Lo que más vendemos son unas pashminas bien anchas que la gente se lleva como pareo y salen 200 pesos", señaló Alexandra.

Según la vendedora, el inicio del verano ya se siente con un incremento en las ventas, a pesar de que los precios aumentaron entre el 20% y el 30%. "Mucha gente aprovecha a comprar regalos de Navidad y piensa en llevarles algo que puedan aprovechar en el río o la playa", señaló.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído