Él la rescató en 1992 y se casaron 23 años después

Alejandro tenía 12 años y Lucía 2. Se reencontraron en un trabajo.

Laura Hevia

hevial@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén.- Lucía tenía dos años cuando se perdió en medio de unas chacras. Fue en 1992. Habían ido con su madre a ver a sus hermanas jugar un partido de hockey en las canchas del Club Santafesino, que estaban ubicadas detrás del aeropuerto.

No recuerda nada de ese día, sólo lo que le contaron su mamá y sus hermanas. Era una pequeña inquieta de dos años, que apenas sabía caminar cuando se distrajo entre las acequias y los álamos y no supo cómo volver. Todos miraban el partido, cuando unos nenes se toparon con la pequeña que jugaba alejada de las canchas. Un niño de 12 años, que también había ido a ver jugar a sus hermanas, decidió tomarla de la mano y la llevó al reencuentro con su madre.

Reencuentro

La historia de la pérdida de Lucía “Luli” Correa quedó en una anécdota familiar más hasta que pasaron casi 20 años. En el 2010, Lucía comenzó una práctica rentada en diseño gráfico en el Consejo Provincial de Educación y allí ocurrió el milagro, al conocer a Alejandro Martín, un contador que trabajaba en el mismo edificio.

El flechazo fue mutuo y ninguno podía disimular la atracción que sentía por el otro. Él tomó la iniciativa y le escribió por Facebook. Le dijo que la había visto la noche anterior en una fiesta del trabajo y que le había gustado cómo le quedaba el vestido que llevaba puesto.

Alejandro renunció a su trabajo unos meses después, pero no quiso perder contacto con esa chica que tanto lo desvelaba. Fue así que decidió invitarla a cenar.

Poco tiempo después comenzaron a salir, pero hasta entonces no sabían que en realidad su primer encuentro había sido en esas canchas de hockey, hacía 20 años, cuando ambos eran unos niños.

Recuerdo

Fue Carina, la mamá de Lucía, la que descubrió esa hermosa coincidencia la primera vez que ella lo invitó a comer con su familia. Entre el almuerzo, sus hermanas recordaron cuando jugaban al hockey y él también mencionó que asistía al mismo club. Allí, a Carina se le vino instantáneamente la imagen de aquella vez en que Lucía se perdió: el mismo Alejandro había sido ese nene que la había tomado de la mano mientras ella caminaba perdida por las chacras y la había llevado con su mamá.

“Fue algo simpático y muy emocionante de contar”, dijo Lucía a LM Neuquén.

El doble reencuentro entre Lucía y Alejandro quedó como una divertida y colorida historia en la familia. En diciembre de 2015, la pareja decidió casarse y hoy tiene a Simón, su hijo de 10 meses, a quien esperan poder contarle la hermosa coincidencia que los unió y que hoy hacen pública a través de este medio.

El pequeño héroe

Carina no recordaba bien el rostro de ese niño que le había traído a su pequeña aquella tarde de 1992, pero cuando su hija le dijo con quién salía, los recuerdos reflotaron en medio de un almuerzo familiar.

“Cuando vino Alejandro a mi casa, después de tantos años, le digo: ¿Vos sabías qué me trajiste a Luli una vez que se perdió en las chacras?”. Claro que ninguno de los dos se acordaba de ese momento por lo pequeños que eran, a diferencia de Carina, que no se había olvidado de aquella vez por todo lo que había ocurrido.

“A la mamá de Alejandro la conozco porque en ese momento las hermanas de él jugaban ahí, igual que mis hijas”, relató la mamá a LM Neuquén.

Hasta el día de hoy, los familiares de Lucía y Alejandro bromean con la vez en que él “la salvó” y la llevó a los brazos de su madre. “La historia le dio un condimento a la relación y hoy han formado una hermosa familia”, expresó emocionada Carina.

Ninguno de los dos se acuerda de aquel hecho. Fue Carina, la madre de Lucía, la que lo reconoció cuando vio a Alejandro por primera vez.

25 años

Pasaron desde que Alejandro y Lucía se vieron por primera vez. Ella tenía apenas 2 y él 12. El destino y las coincidencias los reencontraron un día y desde ese momento se volvieron inseparables.

“Si a él lo veía en la calle no lo reconocía, pero cuando vino a casa lo reconocí porque es igual a sus padres. Hace 20 años en Neuquén era fácil conocerse”. Carina. Madre de Lucía

“Sentíamos que ya nos conocíamos”, reconoció Lucía

¿Fue algo casual, tuvo que ver el destino o hay algo más profundo que nadie puede explicar?

El reencuentro de Lucía y Alejandro tiene un poco de todos estos factores a la hora de buscar las respuestas sobre esta extraña y grata coincidencia que terminó escribiendo una gran historia de amor.

Para Lucía, el lejano encuentro con Alejandro no fue lo que hizo que se enamoraran. No descarta que el inconsciente los haya ayudado, pero asegura que no recuerda nada de ese tarde de 1992 cuando salió caminando y se perdió. Tampoco de que un chico de 12 años fue el que la encontró y la llevó a su familia que ya estaba preocupada por la desaparición de la nena.

“Cuando empecé a trabajar lo vi y me gustó mucho. Él me empezó a escribir y ahí decidimos vernos”, afirmó durante un contacto que mantuvo con LM Neuquén.

Para ellos su doble encuentro fue una mera casualidad. Para los demás, es una llamativa coincidencia.

Lo que sí reconoce ella es que en ese segundo acercamiento algo la movilizó, una sensación de estar con alguien que había sido parte de algún pasado. “Nos pasó que cuando estábamos juntos ya sentíamos que nos conocíamos de otro momento”, confesó Lucía.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído