El "oro blanco" que salva vidas

Saber que va a un bebé prematuro y que puede salvar a más bebés es una enorme satisfacción”, fueron las palabras de una de las 636 mamás registradas como donantes en el Banco de Leche Humana (BLH) que funciona en el hospital de Cutral Co-Plaza Huincul, el primero en la Patagonia.

Este centro receptor de leche de madres donantes se encarga de analizar, clasificar y distribuir leche humana pasteurizada para garantizar el derecho a alimentarse de los recién nacidos que no pueden ser amamantados por su mamá y que están en situación de riesgo por bajo peso, desnutrición, posoperatorio de intervenciones quirúrgicas e hijos de madre con VIH positivo.

Te puede interesar...

Con afecto, solidaridad y mucho amor, estas mujeres se acercan hasta los 25 centros de lactancia materna que funcionan en hospitales, clínicas y centros de salud de la provincia para extraerse el nutritivo líquido. Por semana, se pasteurizan de 10 a 15 litros de leche en los seis centros de alta complejidad de la provincia.

Con afecto, solidaridad y amor, más de 630 mujeres donantes de leche humana salvaron la vida de sus otros “hijos”.

La labor de la pediatra y jefa del BLH de Cutral Co-Plaza Huincul, Alejandra Buiarevich, acompañada por un excelente equipo de nutricionistas, enfermeras, pediatras, entre otros, fue reconocida recientemente por el Senado de la Nación.

Esas más de 630 mujeres donantes salvaron la vida de sus otros “hijos” con ese “oro blanco”, como llaman a la leche materna. No sólo dan la teta, sino que brindan su cuerpo como forma de solidaridad. Son pechos solidarios que están presentes en situaciones particulares, dolorosas y que se brindan a dar el alimento que la naturaleza nos regala a los seres humanos durante los primeros meses de vida. Lo que donan es mucho más que leche: es amor, es vida.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído