El clima en Neuquén

icon
12° Temp
77% Hum
La Mañana rapero

El rapero incendiario

El rapero Pablo Hásel puso a España en un debate crucial sobre la libertad de expresión y la igualdad.

Pablo Hásel, el rapero español encarcelado por sus duras críticas a la monarquía y a la policía de su país, se ha vuelto más famoso por su condición de reo que por sus canciones.

Sus detractores dicen que no solamente es un artista de poca monta, sino que algunas de sus expresiones son provocativas, terroristas o de otro tipo de violencia, por lo cual es razonable que permanezca detenido.

Te puede interesar...

Quienes observan su situación desde la perspectiva de los derechos humanos sostienen que la Justicia actuó rápido para mandarlo a la cárcel porque se metió contra la familia real, algo que no está permitido en un país que se precia de ser defensor de las libertades, más no tanto de la de expresión, o de la de igualdad (de la que tiene una particular visión, nada republicana, claro está).

Hásel sigue preso al tiempo que se multiplican las protestas callejeras todos los días a lo largo del país, la mayoría de ellas con daños a entidades bancarias, saqueos a comercios y quemas de contenedores en reclamo de su liberación.

Más pacíficamente, han pedido su libertad celebridades como Pedro Almodóvar y Joan Manuel Serrat.

El tribunal que sentenció a Hásel no fue unánime en la pena; dos de los tres magistrados se expidieron por la libertad del rapero, pero los otros tres no.

Se supone que el artista quedará libre cuando su caso sea llevado a los tribunales europeos, donde no se convalidaría la llamativamente rápida condena que sufrió.

Mientras tanto, en Argentina, el caso no pasa desapercibido. El lunes habrá una movilización frente a la embajada ibérica para reclamar aquí también la libertad de un artista cuya fama pocos esperaban.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario