El secreto de pasar al menos 45 minutos por día al aire libre

Nuestro reloj biológico necesita de la luz solar y es fundamental.

Neuquén
Sin dudas la electricidad ha sido uno de los grandes inventos de la historia de la humanidad. Sin embargo, la luz artificial nunca podrá reemplazar a la luz natural, concretamente porque nuestra biología está regida por ella.

El problema es que cada vez hay más estímulos para quedarnos encerrados. La computadora es uno de ellos, luego aparecen lugares como los shoppings o los hipermercados, que justamente están iluminados de manera que no nos demos cuenta de que hemos invertido gran cantidad de tiempo allí, estrategia que se ve reforzada con la inminente llegada del invierno.

¿Quién querría estar afuera en un día como el de ayer, con frío lluvia y las calles intransitables?
Sin embargo, pasar tiempo al aire libre es imperioso y al menos se necesitan 45 minutos diarios para mantener nuestro reloj biológico sincronizado.

Según el doctor Kenneth Wright, del Laboratorio de Sueño y Cronobiología de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, exponernos a los rayos del sol nos ayuda a equilibrar nuestro ritmo circadiano, el cual regula el sueño y el apetito.

Después de la exposición a la luz natural, explica el especialista, el reloj interno se sincroniza con el tiempo solar de manera tal que el principio de la "noche biológica" se produce al atardecer y su final, justo después del amanecer.

Para llegar a esta conclusión, Wright realizó una investigación en la que se demostró, por un lado, que la iluminación eléctrica ha llevado cada vez más a la disminución o ausencia de exposición a la luz natural; y por otro, que esto puede alterar los ritmos internos y, en consecuencia, nuestra salud.

Así, por ejemplo, "el estudio vincula las largas noches de trabajo o estudio con un mayor riesgo de padecer obesidad, diabetes, abuso de sustancias, depresión y otras enfermedades físicas y psicológicas".

¿Qué se puede hacer? Pasar al menos 45 minutos por día al aire libre será de ayuda y si es por la mañana, mejor aún. Esto ayudará a despertarse y sentirse con más energía.

En favor de esta recomendación se pueden sumar los resultados de otro estudio de la Universidad de Rochester, que revelaron que pasar tiempo en entornos naturales puede mejorar la vitalidad un 40%.

"Como la meditación y otras prácticas que promueven la atención, estar al aire libre y en la naturaleza permite relajarnos y aumentar nuestro enfoque mientras se corrige al mismo tiempo la carga de trabajo de nuestra mente", expresó Wright sobre los beneficios adicionales de abandonar por unos minutos el hogar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído