El smartphone mató la venta de la cámara familiar

En Neuquén, los comercios ya casi no la ofrecen y ahora tienen que diversificar sus servicios.

POR ADRIANO CALALESINA / adrianoc@lmneuquen.com.ar

Las cámaras de fotos se están rindiendo definitivamente ante los nuevos smartphones que parecen desplegar cada vez más todas las funciones para tener la fotografía perfecta.

Este fenómeno, que es tendencia mundial, en Neuquén ya es como una figura calcada. Son pocos los comercios que venden cámaras compactas, algunos directamente las sacaron del mostrador y otros liquidan el stock que no tiene inserción en el mercado.

En la ciudad, los locales de fotografías hoy diversifican sus ventas y servicios para lograr sobrevivir y dar batalla en este mundo digital, donde el teléfono inteligente resuelve el trabajo de una cámara convencional.

Tal vez no en forma profesional, pero el celular y la selfie parecen resolver la fotografía en los cumpleaños, casamientos y reuniones de amigos. Algunas de esas imágenes se imprimen y otras quedan en el inconcluso archivo de la nube digital, donde corre riesgo de ser eliminado en cualquier momento.

“Hace más de un año que ya no vendemos la cámara compacta, sí reflex que son para los profesionales”, dijo un empleado de un local de la calle Juan B. Justo.

Si bien hay cámaras en exposición pareciera que la fotografía es cada vez más popular, no así la venta de los de las compactas.

“Viene gente con 200 fotos para revelar del celular, eso sigue vigente, aunque mucho menos que antes”, añadió el empleado quien sostuvo que los clientes vienen con el smarthpone encendido con el sistema bluetooth para cargar y revelar las fotos personales.

Una cámara Sony o Nikon puede costar desde 5500 a 8500 pesos, según el modelo. Pero por ese precio y un poco más se tiene un celular con una cámara con las mismas prestaciones fotográficas.

Sebastián, dueño de una casa de fotografía de Godoy al 1600, contó que ya no vende cámaras y que fue desapareciendo el mercado hace unos años. “Ahora los locales viven de otra cosa, la gente sigue revelando fotos porque no quiere perder su archivo, a muchos les robaron las computadoras y perdieron las fotos digitales”, explicó.

Afirmó que son pocos los clientes que revelan y que el celular inteligente se “llevó puesta” la cámara hace al menos diez años.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído