El traslado: Comarsa mudará sus residuos

Cambio de planes. Provincia autorizó a la compañía a enterrar la basura en un sitio controlado. No la remediarán.

POR ADRIANO CALALESINA - adrianoc@lmneuquen.com.ar

Comarsa, la empresa que trata los residuos del fracking de Vaca Muerta, tiene un plan B para el acopio de unos 300.000 metros cúbicos que están alojados en el Parque Industrial Neuquén. Como medida más profunda, trasladará una parte a un relleno de seguridad en Añelo.

Se trata de una decisión que cambia radicalmente el objetivo que tenía la compañía de comenzar con un tratamiento de biorremediación de esos residuos, en los que había suelo contaminado con hidrocarburos, fondos de tanque y distintos lodos a base de agua y aceite. Un combo natural que se extrae en el proceso de perforación de pozos en los yacimientos.

La compañía fue habilitada a trasladar 200.000 metros cúbicos de residuos de los 300.000 que tiene alojados en el predio, ubicado en la periferia de la capital neuquina.

El cambio de planes fue autorizado por la Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente, a través del Decreto N° 791 del pasado 13 de junio, y tomó repercusión en estos días a partir de una publicación de este diario. Solo el pasivo ambiental que tiene Comarsa representa casi el 30 por ciento de los recortes del fracking que las operadoras declararon en 2017, con un gran ritmo de actividad.

De acuerdo con el texto del decreto, la compañía renunció a su viejo plan de tratamiento, que había sido aprobado por el Decreto 321/18, donde se comprometía a limpiar todo el suelo contaminado mediante el método de la biorremediación. Pero no fue posible aplicar esa técnica, según opinaron muchos expertos en temas ambientales. Los análisis de laboratorio realizados entre febrero de 2014 y junio de 2016, donde se tomaron 440 muestreos, arrojaron un promedio de un 15% de hidrocarburos con picos máximos de 41% en algunas muestras.

Es por eso que Comarsa trasladará todo el acopio a un relleno de seguridad que tiene la empresa Servicios Ambientales Neuquén SA (SAN) en Añelo. Esa compañía tiene unas 200 hectáreas en esa localidad cercana a Vaca Muerta donde ofrece ese servicio, que implica enterrar la basura, con una geomembrana y a través de un proceso más seguro para evitar el peligro de contaminación. Así las cosas, los residuos de la industria petrolera ya no se acopiarán en cercanías de Neuquén capital. La solución al problema del acopio de residuos petroleros cerca de las ciudades fue reclamada por distintas organizaciones y también desde el ámbito político. Es por eso que ahora la compañía tomó la decisión, junto con el Gobierno, de poner en marcha otro plan. El mismo tiene carácter “precario y revocable”, según consta en el decreto de habilitación, teniendo en cuenta las condiciones que imponga la autoridad de aplicación, en este caso, la Subsecretaría de Ambiente de la provincia de Neuquén.

CIFRAS.jpg

En la provincia hay tres grandes empresas tratadoras de la basura petrolera: Comarsa, Indarsa y Treater Neuquén. Las compañías venían recibiendo ingresos de residuos de las principales operadoras para su tratamiento, pero un cambio de normativa provincial las obligó a hacer modificaciones. Se trata del decreto 2635/15, que reglamenta la Ley de Medioambiente, que pone más exigencias a este tipo de compañías. Una de ellas es que las plantas de tratamiento no pueden instalarse a menos de 8 kilómetros de los centros urbanos. La discusión en su momento fue que la mayoría de las instalaciones se construyeron previo a la norma.

Todavía no se sabe cómo será la logística de traslado de los residuos especiales desde Comarsa, en Neuquén, hasta la planta de disposición final que tiene la empresa SAN en Añelo. Solo que el cambio de plan propone sacar los 200.000 metros cúbicos de basura, conformada por distintas categorías de acuerdo con la ley. Se trata de recortes de perforación a base agua (Y13), recortes de perforación a base aceite (Y14), fondos de tanque (Y19), lodos de perforación (Y20), barros de las piletas API (Y21) y suelos contaminados con hidrocarburos (Y28).

Tener la licencia ambiental para un relleno de seguridad no es sencillo. Se necesita un estudio de impacto y de suelo, ya que el material depositado contaminante no puede ser tratado de manera que los recortes no tomen contacto con el suelo. Además, las napas deben estar ubicadas a una distancia muy profunda para no contaminarse.

Así las cosas, la basura que se extrae de los yacimientos se depositará en un relleno bajo siete llaves. Se verá si en un futuro será una opción más efectiva que tratarla.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario