El clima en Neuquén

icon
Temp
76% Hum
La Mañana coleccionista

El valor real de las monedas y billetes argentinos

Los coleccionistas revalorizan el dinero en función de su historia. Víctor Coroni es uno de los numismáticos más importante de la región y contó detalles de esta práctica.

“La plata no vale nada; hay que pedirla prestada, si tenerla guardada no sé, no se puede”, decía la letra de No Se Puede, una polca interpretada por el músico uruguayo Alfredo Zitarrosa. ¿Cuánto podemos guardar el dinero sin que pierda su valor? En tiempos de creciente inflación, como en los que vivimos, la respuesta sería muy similar a la sentencia de la canción: “casi nada”.

Sin embargo, además de los que ahorran están los que coleccionan billetes y monedas, sabiendo que de algún modo no pierden la totalidad de su valor e incluso se convierten en piezas codiciadas debido a que cada divisa (en papel o en metal) representa por lo menos dos valores de cotización. Víctor Coroni, un numismático (coleccionista de monedas y billetes) de la región, lleva alrededor de 60 años en el coleccionismo y explicó que "el Valor Facial es el valor que tiene impreso el billete o acuñada la moneda, es decir, el que vemos a simple vista".

Te puede interesar...

"Mientras que el Valor Nominal es el verdadero valor del dinero o pieza numismática. Por ejemplo, en 1999 se imprimieron los primeros billetes de $100 con la imagen de Julio Argentino Roca (que aún circulan) en ese momento cada uno de ellos equivalía a U$S 100 pero hoy sólo se los puede comprar 5 milésimos de dólar (U$S 0,005)", indicó.

"El Valor Nominal Numismático no está atado a la inflación o al cambio del signo monetario y, además, existen otros parámetros para determinar el valor nominal”, agregó.

Hace meses atrás nomás, se desató una búsqueda frenética por una moneda argentina de $1, cuyo error de acuñación la hacía vale hasta $15.000 en los sitios de venta de internet. En realidad, aunque el dato del error era cierto, ya que en lugar de la palabra “Provincia” se había acuñado como “Provingia”, la cantidad de monedas emitidas con esa característica fue tan grande que no llegaba a constituir una rareza. Su valor había sido sobredimensionado por un bromista en las redes y el truco mediático surtió efecto entre miles de crédulos buscadores que ansiaban enriquecerse de la noche a la mañana.

"En realidad, yo no colecciono monedas ni billetes con defectos, por ejemplo, numeración baja por tenerla nada más y, lo único que tengo, que es porque lo conseguí alguna vez, es un billete sin circular con la numeración que coincidía con la fecha de nacimiento de mis tres hijos y de mis cuatro nietos también de billetes sin circular", agregó Coroni.

Massachessi 1.jpg

- ¿Cómo empezaste con todo esto?

Comencé en esto a partir de ver una colección en la Biblioteca Mariano Moreno de Cipolletti perteneciente al coleccionista Victoriano Barreneche. Por aquel entonces tenía sólo ocho años. Todos los numismáticos y notafílicos (coleccionistas de billetes) somos apasionados por cualquier “pieza”, ya que detrás de ella hay una historia que queremos saber. Ya sea el país de origen, el año, el valor de la moneda o billete o en donde se acuñó y emitió. Obviamente no se puede coleccionar sin un objetivo, aunque generalmente dicho objetivo sea inalcanzable. Es algo que, al mismo tiempo, despierta la pasión y algunas veces llega al límite de la obsesión.

Massachessi 2.jpg

En mi caso particular colecciono monedas y billetes de Argentina. Ser un coleccionista implica consultar y regirse por catálogos muy precisos, como también consultar publicaciones específicas.

Las monedas se coleccionan: por año, por material, por ceca (lugar donde se acuñó) y también por variantes. Los billetes se coleccionan: por año, por firmas, por series (letras y números), por filigranas (letras y figuras de agua) y por los diferentes tipos de tintas con las que están confeccionados”

- ¿Cuáles son las piezas más costosas o difíciles de conseguir de la numismática nacional?

La moneda más cara de Argentina a mi entender es la de 8 Escudos de 1813. Es de oro, pesa 27 gramos y mide 35,3mm de diámetro. Se acuñó en Potosí cuando el General Belgrano incorporó esa ciudad a Las Provincias Unidas del Río de La Plata. Esta se considera la primer Moneda Patria y su acuñación estuvo autorizada por la Asamblea del Año XIII. Se sabe, que en un remate en los Estados Unidos hace pocos años, se vendió por más de 150.000 dólares.

nota_billetines5130.png

También está el “Medio Argentino de Oro”, del que solo se acuñaron 421 monedas en 1884 y su valor supera los 10.000 dólares. En el caso de los billetes, los más costosos son los impresos en la Casa De La Moneda de la República Argentina entre 1899 y 1903. Son denominados “Macros”, eran de gran tamaño (los billetes de $1000 medían, 22,7 cm X 12,7 cm) y debido a la mala calidad del papel utilizado se deterioran rápidamente. Quedan de ellos muy pocos ejemplares y solo se encuentran en el Museo del Banco Central de la República y en propiedad de unos pocos coleccionistas muy importantes.

- ¿Existen alguna anécdota destacable en la historia de la Moneda Nacional?

Existen muchas, por ejemplo, en 1827 el Banco de la Provincia de Buenos Aires encargo a una empresa norteamericana la confección de billetes de 1 peso con retratos de personalidades argentinas. Grande fue la sorpresa cuando llegaron los billetes con un retrato de Simón Bolívar a la izquierda y otro de George Washington a la derecha. Otra fue en 1856, cuando se encargó a una empresa de Nueva York, la impresión de billetes con animales autóctonos y nos llegó un billete de 1000 pesos con las imágenes de una llama y de un canguro.

billetesanimales.jpg

- ¿Pueden rastrearse aspectos de la ideología de las distintas corrientes políticas dentro de la emisión monetaria de nuestro país?

Tenés el caso más emblemático que es el de los billetes que circularon durante el gobierno de Juan M. de Rosas que traían la leyenda: “Viva la Confederación Argentina…Mueran los salvajes Unitarios”.

Los Pesos Convertibles, que actualmente están en circulación pasaron por varios gobiernos. Los crea Carlos Menem y en el gobierno de Cristina Fernández se les realiza una modificación mediante la cual pasan a conformar la “familia” de billetes “Tenemos Patria”. Posteriormente Mauricio Macri agrega los billetes de $200, $500 y $1000 creando la serie de “Animales Autóctonos”. Las diferencias son muy notorias y quedan a libre interpretación de quienes quieran sacarlas por su cuenta.

- ¿Existen referencias destacables de aspectos de nuestra región patagónica en las monedas nacionales?

En 1858 llegó a Chile un abogado francés llamado Orelié Antoine de Tounens que al poco tiempo y aprovechando una oportuna amistad con un cacique araucano del sur, se autoproclamó Rey de La Araucanía y la Patagonia. Consideraba a su reino a todo un territorio que tenía como limites el Océano Pacifico al Oeste, el Atlántico por el Este, el Rio Negro (Argentina) al norte y el rio Bío-Bío y su proyección hacia Argentina al sur.

En 1874, después de dos viajes a Francia hizo acuñar monedas de cobre para realizar transacciones locales. Aún existen algunas de estas primeras monedas en colecciones particulares y museos. Los sucesores de Tounens, continúan, sin embargo, emitiendo esas monedas en Francia y en Canadá y aunque no tienen valor comercial, son de carácter conmemorativo y poseen un relativo valor numismático”

En la década del 90’ el entonces Presidente Carlos Menem hizo imprimir billetes con su imagen y con la leyenda “Un Valor que estabilizó el País” y “Diez años de Estabilidad” incurriendo en un delito ya que lo hizo en “Papel Moneda Nacional” (impresos por la tristemente conocida Ciccone Calcográfica) en el que fue imputado por malversación de fondos y posteriormente sobreseído. También el ex gobernador Horacio Massaccesi para una de sus campañas imprimió billetes con su imagen y la leyenda “Un Massaccesi Fuerte”.

Las monedas y los billetes bien pueden considerarse como las páginas de un libro de historia para quienes los saben leer. La numismática es, por cierto, una ciencia auxiliar de los historiadores y también un hobby entretenido para quienes, lupa en mano, estén dispuestos a descubrir la próxima rareza y el singular detalle.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario