Empleados de Google, contra el buscador que censura

187 firmantes pidieron que se cancele el proyecto de Dragonfly.

187 empleados de Google se plantaron ante el gigante tecnológico y, a través de una declaración, realizaron un pedido para que el proyecto para desarrollar una versión de su motor de búsqueda para China sea cancelado. La variante del buscador (conocida como Dragonfly, libélula en inglés), que está en desarrollo, permite el control del Estado sobre las consultas y puede censurar resultados.

La mayoría de los firmantes son ingenieros de software de la empresa, aunque se reivindican como parte de una comunidad mucho mayor: “Nos encontramos entre los miles de empleados que levantaron la voz desde hace meses. Organizaciones de derechos humanos y periodistas de investigación hicieron sonar las alarmas, subrayando los graves problemas en derechos humanos, y pidieron recurrentemente a Google que cancele el proyecto”, apuntó el manifiesto, reproducido por el medio digital Medium, que se suma a una petición de la ONG Amnistía Internacional.

Te puede interesar...

Y continuó con argumentos muy certeros y racionales: “Nuestra oposición a Dragonfly no tiene que ver [específicamente] con China: lo que objetamos son las tecnologías que ayudan a los poderosos a oprimir a los vulnerables, se encuentren donde se encuentren. El gobierno chino, ciertamente, no está solo en su disposición a ahogar la libertad de expresión ni a emplear su vigilancia para reprimir a la disidencia. Dragonfly podría sentar un precedente peligroso en un momento político volátil. Un precedente que dificultaría a Google negarse a concesiones similares que le dirijan otros países”.

p22-f02-google.jpg

El nuevo buscador permite el control del Estado sobre las consultas y puede negar resultados.

El diario digital The Intercept fue quien sacó a la luz en febrero que la compañía retomaba su viejo proyecto de un buscador para China tras dejarlo abandonado hace ocho años, cuando se rehusó a las presiones de Pekín.

Los empleados que estamparon su firma se mostraron disgustados con la compañía: “Muchos de nosotros aceptamos trabajar en Google porque teníamos en mente sus valores respecto de la censura y la vigilancia, y porque entendimos que la empresa ponía esos valores por encima de los beneficios económicos. Después de un año de desilusiones, como el Proyecto Maven (para el desarrollo de tecnología militar en drones asistida por inteligencia artificial, una iniciativa abandonada), Dragonfly y la protección de acosadores, pensamos que ese ya no es el caso”.

Y la voz de estos críticos internos se viene levantando habitualmente, ya no callan más. Así también se manifestaron por el manejo de los casos de abuso sexual tras conocerse el de Andy Rubin, creador del sistema operativo para móviles Android. Google había recibido denuncias de acoso del ejecutivo, pero aun así lo despidió con una indemnización de 90 millones de dólares y un mensaje encomiándolo del director ejecutivo, Larry Page.

--> Google corrigió un error sexista

Con el objetivo de evitar prejuicios sexistas, la herramienta de Google que permite completar de forma automática emails dejará de proponer pronombres basados en el género. Así lo anunció el director de producto de Gmail, Paul Lambert, quien hizo referencia a Smart Compose, la tecnología que utiliza inteligencia artificial.

Lambert explicó que un desarrollador de Google descubrió el problema cuando escribió “me reuniré con un inversor la próxima semana” y la herramienta sugirió la pregunta “¿quieres reunirte con él?”, asumiendo que se trataba de un hombre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído