El clima en Neuquén

icon
13° Temp
71% Hum

En el pueblo donde "nunca pasa nada"

Siempre dije que Villa La Angostura es el pueblo en donde nunca pasa nada. Los residentes nos acostumbramos al ritmo de vida tranquilo, constante, rodeados de aguas cristalinas, montañas nevadas y una seguridad que damos por sentada. Poco sabemos de la desconfianza. Nos saludamos entre todos, incluso hasta con los turistas. Una sonrisa cálida, un gesto de buen día, un acto de reconocimiento. Pero esta semana, algo de eso cambió.

El domingo pasó un hecho extraño, que alertó a los vecinos. Entre bosques y mucho verde, el cuerpo de un maniquí apareció colgando. Su cuerpo estaba cubierto de pintura roja, el vientre desgarrado: retrataba un femicidio. La policía llegó al lugar de los hechos al poco tiempo, pero aseguró que solo se trataba de “una broma de chicos”. La gente del pueblo no tardó en hacerse eco en las redes. ¿A qué chicos estamos criando si esto es una “broma” de mal gusto? ¿Y si realmente hay una mujer bajo amenaza? Unas 24 horas después (casi la misma cantidad de tiempo que transcurre entre un femicidio y otro) aparecería la respuesta.

Te puede interesar...

El martes a la noche Bautista Quintriqueo asesinó a Guadalupe Curual en pleno centro de Villa La Angostura. Con total impunidad, la mató frente a la mirada de quienes transitaban las solo cuatro cuadras de avenidas que tenemos en el pueblo. De poco sirvió las denuncias que Guadalupe realizó contra su expareja, tampoco la orden de restricción. Ella ya sabía que Quintriqueo quería matarla, solo bastaba confiar en un sistema judicial ineficiente para que ocurra. Y así sucedió.

Desde que la noticia comenzó a propagarse entre los angosturenses, algo en nuestros corazones cambió (en parte porque se nos rompieron). Primero se nos heló la sangre, después nos comenzó a arder de tanta rabia. Lloramos, insultamos, reclamamos por Justicia. Dejó de ser un hecho lejano, de esos que aparecen en la televisión. Esta vez fue Guadalupe, trabajaba en una de las panaderías del pueblo y tenía una chiquita que hoy se quedó sin madre. Esta vez conocemos al asesino y su “supuesto” cómplice, Saúl Mellado.

Este martes descubrimos que incluso en el paraíso patagónico matan a las mujeres. Como le pasó a Úrsula Bahillo en Rojas hace dos semanas, también a Ivana Módica en La Falda, Córdoba, hace pocos días. Este martes un femicida mató a Guadalupe Curual en Villa La Angostura. En mi pueblo, el pueblo tranquilo en “donde nunca pasa nada” y todos nos conocemos entre sí. Siempre fuimos pocos y encima hoy somos una menos.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

14.893617021277% Me interesa
8.5106382978723% Me gusta
2.1276595744681% Me da igual
4.2553191489362% Me aburre
70.212765957447% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario