En el súper, la pera vale 20 veces más que en la chacra

La diferencia alarma a los productores, que piden un precio sostén.

El último informe de precios de la Confederación de la Mediana Empresa echó aún más leña al fuego en el que se cocina, lentamente, un nuevo plan de lucha chacarero. Mientras los productores pelean por un precio que garantice la rentabilidad de su cosecha, las peras se encarecen 20 veces antes de llegar al consumidor.

La diferencia entre lo que cobra un productor por un kilo de peras y el precio final que se abona en los comercios es la mayor de toda la cadena productiva nacional, según un índice de precios de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

En diciembre, la diferencia promedio entre el precio que pagó el consumidor en góndola superó 7 veces lo que recibió el productor en el campo. Para los chacareros valletanos la ecuación fue mucho peor porque a la pera (19,6 veces más) se sumó una distancia de 13,05 veces mayor por el kilo de manzanas rojas.

La disparidad de precios ha sido denunciada en reiteradas oportunidades por los chacareros, quienes han llegado a regalar peras y manzanas en las rutas como forma simbólica de protestar: lo que a ellos no les genera ingresos les cuesta cada vez más caro a los consumidores, sin que ninguno de los actores intermedios agregue valor al producto.

Traslados y resguardo en frío son los principales costos que se trasladan a la fruta. El mayor impacto lo tiene la inversión en frigoríficos para resguardar la calidad de las peras y manzanas que se comercializan casi un año después de haber sido cosechadas.

La Cámara de la Mediana Empresa publicó un informe de precios que muestra la pera al tope del ranking que mide la diferencia de precios.

Sin embargo, los productores afirman que los montos son tan elevados para los clientes como bajos para ellos. "En un supermercado cuesta casi $20 la fruta que a nosotros nos pagaron $1", se quejan los chacareros que aseguran que los consumidores los cuestionan a ellos por los valores que deben abonar por la fruta que se produce en el Alto Valle.

A días de iniciar una nueva temporada, los productores reclaman que se defina un precio mínimo para su producción que garantice $5 para la fruta que va a los empaques y de entre $1,50 y $2,50 para la que se deriva a las industrias del jugo y la sidra.

Intimarán hoy al gobernador Weretilneck

Sin precio sostén, muchos chacareros podrían no cosechar su fruta, según manifiestan dirigentes de diversas cámaras. No es una amenaza, como la que el año pasado efectuaron al gobierno nacional, sino el diagnóstico de situación ante la falta de fondos. Por eso, hoy se jugarán una de sus últimas cartas: le enviarán una carta documento al gobernador Alberto Weretilneck para intimarlo a convocar a una mesa de debate para fijar los costos de producción y pagos mínimos por la fruta.
Así lo resolvieron en la asamblea del sábado, donde descartaron medidas de protesta directa, como la toma de dependencias estatales, a la espera de que Provincia cite a todos los actores de la cadena productiva. "Es una obligación, por ley, definir un precio base para la fruta fresca y la de industria, y lo necesitamos para sostener la actividad", planteó uno de los dirigentes que participaron de la asamblea. Los chacareros esperan que la respuesta oficial llegue, a más tardar, mañana por la mañana.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído