En Navidad se come en casa

Algunos comercios del centro neuquino decidieron cerrar las puertas dos días por la crisis del país.

Para quienes tienen el privilegio de pasar la Navidad cenando en un restorán, este año se empieza a vivir otro de los capítulos de una crisis que cada vez trepa a los más alto, haciendo mella en todo lo que se le cruza por el camino. La novedad es que ya desde hace un tiempo los comercios gastronómicos neuquinos vienen adaptándose a la falta de circulante en parte de la clientela y deben organizar todo tipo de promociones y menús para sortear tamaños vacíos que suelen dejar a los mozos parados y sin nada que hacer. La mayoría de las familias, como es tradicional, elige pasar los festejos en la casa y ese fenómeno, hoy acoplado a la crisis, hizo que algunos comercios del centro neuquino decidieran bajar las persianas y no atender al público por dos días. Es el caso de un tradicional restorán de la Avenida Argentina y de una pizzería de la calle Rivadavia, que no van a trabajar para estas fiestas. Tampoco lo harán dos parrillas muy especiales ubicadas a la vera de la Ruta 22. La decisión de cerrar, además de la crisis económica, ha sido también por parte de los dueños de estos tradicionales locales, que han preferido que sus empleados, en este contexto complejo, pasen las fiestas con sus familias y no trabajen hasta altas horas de la noche. Pero para los que aún tienen el privilegio de gastar en un restorán con toda la familia, las opciones son realmente caras. Una entrada, plato principal, postre y bebida, en un lugar distinguido, puede costar entre 2000 y 3000 pesos por persona. Una cifra que realmente impacta, porque ya nadie sabe de dónde sale el dinero de los flacos bolsillos que terminan un año en que la inflación y los efectos del cambio de gobierno están haciendo sufrir a buena parte de los argentinos.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído