En Santa Fe, un vecino halló el fósil de un mamífero

El macrauchenia, especie con rasgos del camello y del tapir, se extinguió hace ocho mil años.

En Arroyo Seco, Santa Fe, un vecino realizó un hallazgo más que relevante para la paleontología argentina: descubrió el esqueleto casi completo de un macrauchenia, un mamífero placentario que se extinguió hace más de ocho mil años. Es el segundo fósil de este tipo del que se tiene registro en el país.

Mientras paseaba por la ribera de un arroyo ubicado detrás de un frigorífico, Leonardo Sandoval se topó con un pedazo de piedra que llamó su atención. “Esto hay que analizarlo”, pensó. Agarró el extraño elemento y lo llevó al municipio. Allí, las autoridades de Arroyo Seco convocaron a un equipo de arqueólogos y paleontólogos de Santa Fe, quienes examinaron la pieza y obtuvieron el resultado de que pertenecía al esqueleto de un macrauchenia, un enorme mamífero parecido a un camello pero con una trompa corta que habitó durante el Terciario y el Cuaternario en Sudamérica.

Te puede interesar...

Para continuar investigando, los especialistas se dirigieron al lugar señalado por el vecino. Allí determinaron que el esqueleto del animal estaba casi entero, lo que le dio más trascendencia al descubrimiento. Se calcula que los fósiles tienen entre 20 mil y 40 mil años de antigüedad.

El paleontólogo Luciano Rey, coordinador del equipo que está trabajando con los fósiles, describió al macrauchenia como una mezcla de camélido y tapir, por su rasgo distintivo de un orificio nasal en el cráneo. “Es un animal que forma parte de una enorme fauna de mamíferos. Estos ejemplares pesaban más de mil kilos, tenían dos metros de altura y tres de largo, y se extinguieron hace aproximadamente ocho mil años”, explicó.

Un estudio realizado en conjunto entre la Universidad de Postdam, Alemania, y el Museo de Historia Natural de Estados Unidos reveló años atrás que este animal tiene parientes actuales: caballos, rinocerontes y tapires. Fue el investigador británico Charles Darwin quien encontró los primeros fósiles del macrauchenia en el sur de Argentina en 1834, en su viaje alrededor del mundo. Sólo hay registros de estos fósiles en Argentina, Chile, Uruguay y Brasil.

En 2017, científicos del Conicet participaron de un estudio internacional que logró extraer por primera vez el ADN de este animal. Ratificaron que están hermanados con los perisodáctilos, un grupo de mamíferos que tienen dedos impares y pezuñas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído