Enseñar y contener

Una entidad civil del oeste de la ciudad fue premiada por la ayuda que ofrece a chicos en riesgo educativo.

Dos veces por semana, durante varias horas, más de 30 chicos de 6 a 12 años asisten a una sencilla pero contenedora vivienda en pleno corazón del oeste de la ciudad, donde un grupo de psicopedagogos y estudiantes avanzados de la carrera les ofrecen apoyo a sus dificultades en el aprendizaje escolar.

En el interior de la vivienda donde funciona la asociación civil La Escuelita Solidaria, ubicada en la toma 7 de Mayo, se puede ver una larga mesa de madera en la que se desparraman cuadernos, carpetas, libros de los chicos que, provenientes de barrios cercanos, presentan dificultades en la adquisición de la lectoescritura, la resolución de cálculos matemáticos, la comprensión de un texto o la interpretación de una consigna escolar.

Te puede interesar...

Desde 2012, este grupo de profesionales lleva adelante la tarea bajo el nombre “Asistencia psicopedagógica a la niñez e infancias en riesgo socioeducativo”. Hace unos días recibieron el Premio Estímulo Jaime de Nevares, que otorga el Concejo Deliberante en reconocimiento a su tarea solidaria de impacto social y cultural. A este reconocimiento, en aporte económico, se le suma el otorgado anteriormente por la Oficina Provincial de Relaciones Institucionales del Ministerio de Ciudadanía. La tarea va más allá de la ayuda escolar porque, como explica el psicopedagogo Francisco Sevilla, al frente del proyecto, el objetivo es motivar y enseñarles a esos alumnos el desarrollo de sus capacidades en la lectoescritura que se alimentan y complejizan durante su vida. El estímulo esencial que tratan de brindar “es el deseo de aprender y que esos saberes se transformen en saberes significativos para su cotidianeidad”. La Escuelita Solidaria sigue dando clase.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído