Es la hora de hacer historia

Ante la encrucijada no valen los lamentos, hay que ver qué hacemos con el tiempo que nos ha tocado vivir.

Es verdad que estamos ante la presencia de un virus que está haciendo estragos. Ya se cobró medio millón de vidas en el planeta, sin contar los muertos colaterales y la crisis económica que está dinamitando miles de puestos de trabajo. Por todo esto es que cada decisión que se toma es a riesgo; lo malo es que cuesta vidas.

Siempre las medidas económico-políticas han tenido un daño colateral y han costado vidas, pasa que como muchas veces no se ven o los medios no las muestran, parecen no ocurrir o no existir.

Te puede interesar...

También es cierto que ya nadie está cómodo con esta pandemia, lo que al principio muchos tomaron como un par de semanas en casa donde aprovecharon para jugar con las redes sociales, cocinar o simplemente estar en familia, ahora se ha convertido en un desafío, una supervivencia.

Pese a los primeros brotes que se dieron en Las Lajas y Loncopué, la capital pareció estar controlada. A tal punto llegó la confianza, que el Gobierno flexibilizó las restricciones para permitirles respirar a algunas actividades económicas y, a su vez, tal vez un poco apurado, habilitó otras no tan necesarias. Lo cierto es que el coronavirus no perdona a nadie y el brote en Neuquén se extendió hasta la residencia del gobernador. Esto demuestra que llegó la hora de tomar “grandes decisiones”.

J.R.R. Tolkien en El señor de los anillos nos da luz con un exquisito diálogo. Cuando Gandalf y Frodo se encuentran en una encrucijada en las minas de Moria, Frodo se lamenta: “Ojalá nada de esto hubiese ocurrido”. A lo que Gandalf le responde: “Eso desean quienes viven estos tiempos, pero lo único que podemos decidir es qué hacer con el tiempo que se nos ha dado”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
22.222222222222% Me gusta
0% Me da igual
77.777777777778% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario