¿Estás pensando en cambiar de profesión?

Especialistas ofrecen un plan de cinco años para que tengas éxito.

Londres.- A medida que crecemos, es natural cambiar la manera de pensar. Muchas veces eso lleva, también, a replantearnos qué rumbo profesional queremos tomar.

Sin embargo, hacer cambios significativos puede ser abrumador, sobre todo cuando ya hemos pasado cierta edad, tenemos miedo de abandonar los lugares conquistados. Lo importante es animarse y estar preparado para el cambio.

"Uno de los errores que comete la gente cuando comienzan en un nuevo oficio es pensar que simplemente pueden empezar y ya", dice Nic Paton, autor de un libro sobre este tema, quien alerta: "Cambiar de profesión no es fácil. Es mucho más fácil no hacerlo. Es un esfuerzo duro y es una apuesta".
En ese sentido, distintos asesores profesionales entienden que conseguir el éxito en un nuevo proyecto profesional puede tomarte cinco años.

Inicialmente, durante el primer año, lo mejor es concentrarte en todo aquello que te gusta hacer, y ver en qué clase de ambientes te sentís más cómodo, según Phyllis Mufson, asesor profesional en Florida.

Otra de las consideraciones a tener en cuenta es pensar cuánto se pretende ganar.

"Hay que considerar asuntos aspiracionales como cuáles son tus intereses y lo que te apasiona, pero también hay que pensar las limitaciones prácticas", expresa Mufson, y menciona a las familias que suelen verse muy afectadas por este tipo de decisiones.

Etapas: Hay que identificar qué queremos hacer, luego ver si necesitamos formación.

A continuación, es necesario diseñar una pequeña proyección de qué cosas necesitarás. Por ejemplo, ahorrar hasta que puedas empezar a percibir un nuevo salario, pensar si se necesitará de formación adicional e identificar cómo se mueve el mercado de trabajo en esa área.

Pensar cómo podrías capitalizar toda tu experiencia previa, y cómo puede servirte, puede ayudarte también a identificar exactamente cuál podría ser tu nueva profesión.

Una vez hecho esto, puede ayudarte contactarte con personas que ya estén trabajando en ese campo para que te cuenten su propia experiencia. Eso te servirá, además, para identificar qué herramientas profesionales y personales te faltan para desempeñarte en esa área y ver si estás dispuesto por ejemplo a iniciar una nueva carrera o si, por el contrario, apuntarás a un área donde no se necesite educación formal y sólo te alcance con realizar cursos más cortos.

Terminada esta etapa, es hora de buscar un nuevo trabajo. Y aquí es fundamental cómo vas a presentar tu "nuevo" yo.

Es el momento de pensar "cuáles son los aspectos de tu personalidad que funcionan con tu nueva carrera y cómo vas a transmitirlos".

Si hiciste todo este proceso a conciencia, seguramente llegarás a buen puerto. Lo importante es no pretender ingresar por la puerta grande, sino asumir que esta es la primera fase de una nueva etapa.
Otro consejo: "Nunca subestimes las habilidades que ya tienes y el poder de la pasión", resalta Mufson.

Algunos signos de que necesitás un nuevo trabajo

Muchas veces el miedo a la inestabilidad nos impide tomar decisiones. Sin embargo, hay una serie de señales que pueden ayudarte a identificar si es la hora de cambiar de trabajo.

1) Limitar el tiempo que pensamos en el trabajo, al horario laboral. Se supone que si amás lo que hacés, estarás constantemente tratando de encontrar nuevas ideas para implementar.
2) Insatisfacción. Si sentís que lo que hacés no te llena, ni te motiva.
3) Ya no buscás perfeccionarte. Cuando algo nos apasiona, siempre intentamos seguir aprendiendo más. Pero si ya no nos interesa realizar cursos o leer material al respecto, es una alerta.
4) Si el trabajo está afectando tu vida personal. Por ejemplo, te cambia el humor o las ganas de hacer cosas.
5) Tenés una actitud apática. Cuando ya no nos interesa estar en un lugar, es común que nuestros vínculos con jefes e incluso compañeros comiencen a deteriorase.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído