Facebook, la droga digital socialmente aceptada

Así definió a la red social más popular en el mundo un reciente estudio de una universidad estadounidense.

Cornell.- El debate sobre el uso de las nuevas tecnologías y su impacto en la cultura no es nuevo. Ya en 1964 Humberto Eco lanzaba su conocido libro Apocalípticos e integrados, donde planteaba la ruptura entre quienes defendían los medios de comunicación masivos y quienes los demonizaban.

Y aunque algunas discusiones parezcan obsoletas, la llegada de internet y la proliferación de nuevas plataformas como las redes sociales llevan a expertos de distintas disciplinas a indagar en el impacto que herramientas como Facebook tienen en nuestro comportamiento.

Hace apenas unos meses, un estudio danés reveló que el uso sostenido de esta red social ha llevado a aumentar los niveles de estrés y ansiedad entre sus usuarios, y concluyó que las personas que lograban abandonar Facebook eran más felices.

El problema radica en cómo dejarlo. Un trabajo realizado en la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, revela que la red social genera un nivel de dependencia similar al de las drogas.

1350 millones de usuarios tiene la red social, que pasó de ser una red universitaria a extenderse al mundo.

El estudio se basó en la información recogida por la campaña 99 Days of Freedom (99 días de libertad), que instó a unos 600 usuarios a abandonar la red durante poco más de tres meses.

El periodo elegido fue pensado para que no sea tan extenso, de manera que los voluntarios perdieran interés, ni tan corto, para poder efectivamente identificar los cambios conductuales.

Llamativamente, la mayoría de las personas que quisieron dejar Facebook volvieron antes de que llegara la fecha límite, y aquellos que habían decidido cerrar definitivamente sus cuentas las reactivaron antes de que se perdieran totalmente.

Los investigadores estiman que una de las razones principales de esta "recaída" se debe a que los usuarios ven la plataforma como algo habitual y adictivo, pero a la vez socialmente aceptado, por lo que no sienten culpa ante la necesidad de volver para "estar al día" permanentemente.

Meses atrás un artículo publicado en la revista Psychological Reports, advertía del carácter adictivo de la red social, tras someter a sus usuarios a resonancias magnéticas para ver qué zonas del cerebro se activaban durante su uso.

En ese entonces se encontró que había gran actividad en la amígdala y el cuerpo estriado, las mismas zonas del cerebro que se activan cuando se ingiere droga repetidamente y que están relacionadas con el comportamiento impulsivo.

Conductas para cuestionarse

La universidad de Bergen, en Noruega, planteó que tomar fotos de todo para subirlas a la red en busca de un "me gusta", narrar tu vida en tu cuenta y compartir enlaces de manera compulsiva son indicios de que algo no está del todo bien.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído