Fiscal de #MeToo renuncia por violencia de género

Una revista publicó las denuncias en su contra de cuatro mujeres.

Estados unidos. El fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, quien impulsó la batalla legal contra el productor de Hollywood Harvey Wainstein por abuso sexual reiterado y tuvo un importante rol en el movimiento #MeToo, renunció el lunes tras ser acusado por cuatro mujeres, con las que estuvo relacionado, de violencia física.

Schneiderman, de 63 años, cercano al Partido Demócrata y muy crítico de Donald Trump, era uno de los fiscales generales estatales más poderosos y había ocupado un lugar preferente en el movimiento contra los abusos sexuales surgido el año pasado.

Las acusaciones contra Schneiderman aparecieron en la revista The New Yorker, uno de los medios que también destapó en 2017 el escándalo de abusos sexuales que afectó a Harvey Weinstein, y tuvo precisamente al fiscal como protagonista. Según la revista, cuatro mujeres denunciaron que Schneiderman, con quien aseguran que tuvieron una relación sentimental, las golpeó en varias ocasiones durante los últimos años, las degradó e incluso las amenazó de muerte si lo dejaban.

Dos de ellas, Michelle Manning Barish y Tanya Selvaratnam, contaron su historias y declararon a la revista que el fiscal las “golpeó repetidamente, a menudo después de beber, con frecuencia en la cama y nunca con su consentimiento”. Aunque no hicieron la denuncia policial en su momento, básicamente por miedo al fiscal y su poder, sí requirieron asistencia médica por haber sido golpeadas en el oído y el rostro. Según ellas, Schneiderman las tenía amenazadas.

Hay otra mujer que también dice haber mantenido una relación con Schneiderman, según les contó a las demás víctimas, y que sufrió repetidamente la violencia física no consentida. Y una cuarta, que optó por el anonimato y a quien la revista alude como una “abogada que ocupó importantes posiciones en el ámbito judicial”, que dice que, tras rechazar los avances del fiscal, este le pegó una cachetada en la cara con tanta fuerza que le dejó una marca que le duró un día.

8 años: el tiempo que llevaba como fiscal general de NY. El gobernador Cuomo le pidió la renuncia.

“Este es un hombre que apostó su carrera y narrativa personal a ser un campeón para las mujeres públicamente, y en privado es un abusador, como un Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, dijo Tanya Selvaratnam, la escritora tuvo una relación con el fiscal y lo denunció por golpearla.

El fiscal dijo que fue consensuado

En un comunicado, el fiscal dijo que “en la intimidad de una relación” se involucró “en un juego de roles y actividades sexuales consensuadas” y rechazó haber agredido a alguien. El 1° de mayo, fue distinguido por el Instituto Nacional de Salud Reproductiva de NYC como Campeón de la Elección, por sus tareas pro feminismo. “Si una mujer no puede controlar su cuerpo, no hay igualdad”, dijo. La denunciante, Manning Barish, lo refutó: “No podés ser un campeón de las mujeres cuando las golpeás, las ahogás en la cama y les decís ‘sos una maldita puta’”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído