LMNeuquen Arte

Floripa: sabor regional, arte y gastronomía

Florencia es la creadora de un emprendimiento local que reúne lo mejor de los productos autóctonos con el talento y el amor por la pasteleria.

Sabor regional, arte y gastronomía

FLORENCIA ES LA CREADORA DE “FLORIPA”, UN EMPRENDIMIENTO LOCAL QUE REÚNE LO MEJOR DE LOS PRODUCTOS AUTÓCTONOS CON EL TALENTO Y EL AMOR POR LA PASTELERÍA

Te puede interesar...

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ahora que aprieta el frío, que nieva en Neuquén después de casi dos años, es cuando dan más ganas de comer cosas dulces. Por eso Florencia Fanello Barahona tiene la cocina a full. Ollas en el fuego y una mesada límpida donde lo único que hay son frambuesas que esperan por su baño de chocolate. “Floripa” es la gran idea de esta joven emprendedora de 24 años, que desde chica hacía arte y pintura y también cocinaba. “Comencé haciendo pastelería porque mis amigos y familiares me pedían”, dice. Y así, nació esta necesidad de fusionar “el arte con la pastelería”.

Claro que no fue como por arte de magia que las “framipas” (fambuesas con baño de chocolate y otras variantes de agregados) y las “nuezipas” (nueces bañadas) son un éxito en Neuquén y alrededores. Flor explica que desde hace dos años le dedica mucho tiempo y esfuerzo a su pastelería. “Mi hermana me ayuda en la producción, también mi mamá, porque el baño de las framipas y las nuezipas se hace pieza por pieza”, explica.

Las ventajas de lo regional

Cocinar con insumos autóctonos como son las frambuesas y las nueces es una ventaja que Florencia ha sabido capitalizar para que sus productos tengan una buena rotación. “Acá en Neuquén hay muchas frambuesas frescas durante el verano que salen enteras, que son muy aromáticas y tienen mucho sabor; son las mismas que luego que pasa el verano se pueden almacenar en el congelador”, cuenta, por lo que Flor puede producir todo el año.

ON---Pasteleria-(6).jpg
Florencia junto a su hermana. Ellas elaboran los productos a mano y bañan las “framipas” pieza por pieza

Florencia junto a su hermana. Ellas elaboran los productos a mano y bañan las “framipas” pieza por pieza

Los frascos de las delicias de Floripa se encargan vía WhatsApp por las redes sociales de la emprendedora, quien asegura que, en pandemia, ha tenido muchísimas ventas. “Creo que eso ha ocurrido porque las personas en sus casas tienden a consumir más cosas que conocen a través de las redes sociales”, analiza. Sin embargo ella relaciona esta bonanza con su dedicación exclusiva al emprendimiento: “Yo estoy estudiando Artes Visuales, y como no estoy cursando por lo que ocurre con el Coronavirus, estoy abocada el cien por ciento a la producción de Floripa”, expresa.

En el mundo Floripa, las miniaturas no son sólo sabor. A los baños de chocolate con leche blanco y amargo, galletitas óreo y crocantes, la emprendedora suele añadir un toque artístico. Es el caso de los “corazones comestibles” rellenos de chocotorta y oreonutella. “Para pintarlos uso siempre colorantes 100% comestibles, hay infinidad de colores en el mercado, uso metalizados, fluor y glitter. Mi arte siempre estuvo ligado a los colores, el tema de los contrastes y las combinaciones armónicas siempre fue y es un eje en mis cuadros. Por eso me encanta tener muchos colorantes, que abarquen todo el círculo cromático así puedo crear con libertad”, cuenta orgullosa.

ON---Pasteleria-(1).jpg
Florencia tiene 24 años y desde hace dos que lleva adelante Floripa

Florencia tiene 24 años y desde hace dos que lleva adelante Floripa

Acompañamiento, emprendedurismo y pandemia

Flor está convencida de que existe una manera de hacer rodar un emprendimiento “sin andar a los codazos y pensando al otro como una competencia”. De hecho, ella cree todo lo contrario: “Asociándonos, conociéndonos y probando los productos de otras personas emprendedoras es como se sale adelante”, afirma. “Y más en esta época en que necesitamos del apoyo y las redes emprendedoras para conseguir insumos, o para hacer compras en conjunto o para asociarnos y dar a conocer dos proyectos en uno”. Fue lo que le ocurrió con los chicos de “Casa Cóctel” que incorporaron sus framipas a los tragos, o con la gente de desayunos “Coco y Miel” que ponen sus corazones en la bandeja, o con las chicas de “Mola” que hacen herrería. “Es la manera de que el crecimiento valga la pena”, concluye.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

1.2987012987013% Me interesa
87.012987012987% Me gusta
0% Me da igual
1.2987012987013% Me aburre
10.38961038961% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario