Francisco llamó a liberarse del rencor

En Twitter denunció el "silencio vergonzoso" en la persecución de cristianos.

Roma.- Luego de un discurso de Navidad cargado de contenido político, en el que pidió poner fin a los conflictos bélicos, la violencia contra las mujeres, las víctimas de trata y del narcotráfico, el papa Francisco aprovechó la celebración de San Esteban, el primer mártir de la Iglesia católica, para llamar a liberarse de las cadenas del rencor.

Previo a rezar el Ángelus ante una multitud que le atendía en la Plaza de San Pedro, el pontífice denunció ayer, en un mensaje en su cuenta de la red social Twitter, que "los cristianos son perseguidos a menudo con el silencio vergonzoso de muchos".

Sin embargo, posteriormente y desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico instó a seguir el ejemplo de San Esteban y expresó: "El perdón, como dice la misma palabra, es la expresión más alta del don. No debemos jamás cansarnos de pedir el perdón divino, porque sólo cuando somos perdonados aprendemos a perdonar".

Francisco resaltó que perdonar no es algo fácil, y reconoció que todos viven en una constante "lucha interior", pero resaltó que es horrible "vivir con el rencor" y por tanto invitó a "vencer el mal con el bien, y transformar el odio en amor y hacer así más limpio el mundo".

"¡Es tan feo vivir en el rencor! Cada día tenemos la ocasión para entrenarnos a perdonar, para vivir este gesto tan alto que acerca al hombre a Dios", expresó el pontífice.

No debemos jamás cansarnos de pedir el perdón divino, porque sólo cuando somos perdonados aprendemos a perdonar".

Austeridad

El viernes, durante la Misa de Gallo y en un discurso que fue opacado por la homilía de Navidad, Francisco había pedido a los 1200 millones de católicos que no se dejen "intoxicar" con las posesiones materiales, e hizo un llamado para que haya más sobriedad.

Así como ayer instó a imitar a Jesús con la virtud del perdón, el viernes pidió imitar la sencillez de alguien que "nació en la pobreza de un pesebre pese a su divinidad, para inspirar vidas".

"En una sociedad que con frecuencia está intoxicada por el consumismo y el hedonismo, la riqueza y la extravagancia, las apariencias y el narcisismo, este niño nos llama para que actuemos con sobriedad, en otras palabras, para que actuemos de una forma simple, balanceada, consistente, para ser capaces de ver y hacer lo que es esencial", indicó.

"En medio de una cultura de indiferencia que se vuelve despiadada, nuestro estilo de vida debería ser devoto, lleno de empatía, compasión y misericordia", había expresado en la Plaza San Pedro de Roma.

Un año con la agenda recargada

A pesar de que hace días había manifestado un estado gripal, Francisco continuará con su agenda, que para hoy le depara una misa dedicada a las familias católicas. Luego, el 31 celebrará el tedeum y el 1º de enero recibirá el año con una misa en la Basílica de San Pedro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído