Fueron al río con el perro y se tuvieron que volver

En enero hubo 243 casos detectados por la Muni.

Neuquén

Durante enero, la Municipalidad de la ciudad obligó a 243 vecinos a retirar de los balnearios a sus mascotas, en cumplimiento de una ordenanza que prohíbe que la gente baje al río con su perro u otro animal, para preservar la tranquilidad y seguridad del resto de la gente, además de la limpieza de esos espacios públicos.

La mayor cantidad de intervenciones de los agentes municipales por la presencia de canes tuvo lugar en el balneario Gatica, mientras que en Río Grande casi que no se dieron casos porque los mismos bañistas conocen la prohibición, según aseguró la subsecretaria de Medio Ambiente, Silvia Gutiérrez.

“Lo interesante no es hacer una infracción y aplicar multas, sino que la persona se haga responsable de que la mascota no puede estar compartiendo el mismo espacio con familias con niños por algún problema de seguridad que pudiera presentarse”, dijo la funcionaria, quien también recordó que la mala disposición de las heces puede representar un riesgo para la salud de las personas.

De hecho, la normativa prevé que en cualquier espacio de la vía pública los dueños de perros están obligados a levantar la materia fecal de sus animales. “El espíritu de esta ordenanza tiene que ver con la socialización, con que las familias puedan estar tranquilas con sus niños pequeños, y además los perros ensucian, es decir, busca que los balnearios puedan ser lugares armoniosos y disfrutados por todos”, indicó.

Excepciones

Gutiérrez aclaró que en la mayoría de los casos la gente que estaba en infracción acató la orden de los inspectores y que, en las pocas ocasiones en que hubo resistencia a hacerlo intervino la policía, que sirvió como apoyatura para reforzar la explicación de que una mascota no puede permanecer en un balneario.

El operativo en balnearios, que se inició en diciembre, incluye también controles por ruidos molestos y por arrojo de residuos en sitios no autorizados.

“Los agentes recorren diariamente los cuatro balnearios y por ruidos molestos intervienen cuando el nivel de exposición del sonido supera lo permitido”, especificó la responsable de Medio Ambiente. Por esta falta, se labraron 40 infracciones.

“El inspector no es el que infracciona, sino que el infractor decide ser infraccionado porque nosotros lo informamos, lo persuadimos, lo notificamos y si aún así persiste en su transgresión, el inspector recién actúa”, aclaró.

Otro problema

Muchos animales sueltos

Un inconveniente con el que se encontraron los inspectores municipales a la hora de verificar que la gente no baje al río con su mascota es la presencia de perros sueltos, algunos de los cuales tienen dueño pero que no pueden ser identificados.

Esto se dio en varias ocasiones en el balneario municipal. Gutiérrez aseguró que hay vecinos de la zona que dejan a sus perros en la calle algunas horas y que estos se acercan al río. En esos casos, la Municipalidad trata de identificar al dueño y si esto no se logra, se levanta al can y se lo lleva a zoonosis. El tiempo que tiene el dueño para retirarlo de ese lugar es de 10 días hábiles, ya que pasado ese tiempo se le busca una adopción. Al momento de retirar al perro, se hace una notificación y se labra una multa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído