Ganó el PP de Rajoy, pero sin mayoría para gobernar

El PSOE mantuvo el 2º lugar y 3º emerge el partido de los indignados.

Madrid.- Con una participación de tres puntos superior a la elección de 2011, los populares del presidente Mariano Rajoy lograron una ajustada victoria, y lejos de la mayoría absoluta para un Parlamento que quedará muy fragmentado tras la votación legislativa de ayer en España y que le hará difícil gobernar al partido oficialista.

El PP lograba el 28,7% (poco más de 7 millones de votos) y obtendría 122 diputados. "El Partido Popular ha ganado estas elecciones generales", dijo anoche en rueda de prensa la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría.

En tanto los socialistas del PSOE que lidera Pedro Sánchez pudieron mantener la segunda posición con el 22,2 (casi 5,5 millones de votos) y obtendrían 91 diputados, pero le siguió muy de cerca el sorprendente partido de izquierda Podemos, de Pablo Iglesias, heredero del movimiento de los indignados, que irrumpe como la tercera fuerza del país, con el 20,6% (algo más de 5 millones de votos), y sale reforzado con 69 asientos en la Cámara al sumar las coaliciones gallega, catalana y valenciana con las que concurrió a las urnas.

En el cuarto lugar se ubicó Ciudadanos- otro partido nuevo liberal- con el 13,9% (casi 3,5millones de sufragios) y 40 diputados. Unidad Popular-IU, por su parte, consiguió apenas el 3,69% de los votos y 2 escaños. Y UPyD no obtendría representación parlamentaria.

La participación fue del 73,21% y la abstención, de un 26,79%.
Al comparar los números de ayer con los obtenidos en las elecciones generales de hace cuatro años, los dos grandes afectados son el Partido Popular y el PSOE, que obtuvieron entonces el 44,62% y el 28,73% de los votos, logrando 186 y 110 diputados respectivamente. Estos comicios parecen poner en evidencia el desgaste de bipartidismo frente a la fortaleza de los partidos emergentes.
Tras unas elecciones históricas, las primeras tras el final de la hegemonía del PP y del PSOE, y las más reñidas de su historia democrática, el Parlamento de España presentará una importante fragmentación que obligará a pactos y alianzas, comenzando por la investidura del próximo jefe del Ejecutivo.

Los dos partidos tradicionales, aunque han caído mucho, han logrado mantenerse por delante de los dos partidos emergentes, pero van a tener grandes problemas para llegar a pactos con ellos. Más de 36 millones de españoles estaban llamados a las urnas para elegir a los 350 diputados al Congreso y a los 208 senadores de la XI Legislatura de la democracia.

Podemos, el partido revelación de ayer, nació al calor del movimiento de los indignados del 15 M, que en mayo de 2011 tomó las calles y plazas para exigir un cambio político y social ante el ajuste. Ese ajuste ha afectado sobre todo a la gente humilde y a muchos inmigrantes que han sufrido en los últimos años desempleo, pérdida de ayudas sociales y recortes.

El voto para el joven Iglesias -un presentador televisivo- parece haber sido sostenido por esos sectores, junto a la izquierda desencantada con el deslucido papel del PSOE en los últimos años.

El resultado

28,7%
obtuvo el Partido Popular
(en el gobierno) de Rajoy.

22,2%
fue el porcentaje para el
Partido Socialista (PSOE).

20,6%
consiguió el sorpresivo
Podemos de Iglesias.

13,9%
lo que cosechó el otro
emergente: Ciudadanos.


Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído