Gasoducto cordillerano: en Neuquén no paró

Weretilneck despotricó por un freno. Camuzzi le dijo al gobierno neuquino que la obra sigue a ritmo.

Hay versiones cruzadas sobre el presente de la obra del gasoducto cordillerano. Mientras el gobierno de Río Negro, en manos de Alberto Weretilneck, difundió una parálisis en la obras, que son ejecutadas a partir de una concesión nacional, el gobierno de Neuquén maneja información aportada por la distribuidora Camuzzi Gas del Sur según la cual las obras en territorio neuquino están en marcha. Los trabajos en el cordillerano se activaron en marzo de este año. Para Neuquén la terminación de la obra significará la posibilidad de ampliar a 22 mil nuevos usuarios la red de gas natural. Hasta ahora, esos hogares quedaron desconectados por incapacidad de la infraestructura instalada para llevarse el fluido.

Weretilneck sostuvo en Bariloche que las obras se habían frenado y adelantó que esto pondría en juego sus relaciones con el gobierno nacional para influir en la reactivación de los trabajos.

La obra que se desarrolla en el gasoducto cordillerano tiene distintos frentes en Neuquén, Río Negro y Chubut. Implica un presupuesto de 1700 millones de pesos. Una fuente del gobierno de Neuquén no descartó que así como en esta provincia se mantuvo el ritmo de trabajos, en otros focos de obra se haya detenido.

Los retrasos en las obras denunciados por Weretilneck se originaron en la falta de pago de certificados a empresas contratistas involucradas en la ampliación del gasoducto. El alcance de las obras está pensado para resolver el impedimento de conexión de 25 poblados en las tres provincias involucradas en el plan que es impulsado por el gobierno nacional.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído