Gesto de Dilma: fue a visitar a Lula da Silva a su casa

En medio del escándalo de corrupción, la presidenta le dio apoyo político.

San Pablo
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, visitó ayer a su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva en su casa, un día después de que el ex mandatario fuera llevado a declarar ante la Policía por sospechas de corrupción.

La presidenta llegó poco después del mediodía al edificio de São Bernando do Campo, en el interior de San Pablo, en el que vive el fundador del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), y fue recibida con aplausos por una multitud que realiza una vigilia frente a la residencia del líder de izquierda, informó la TV Globo.

"¡No habrá golpe!" fue la consigna con que la multitud recibió a la presidenta, quien enfrenta un proceso con miras a su destitución en la Cámara Baja y varios pedidos de renuncia por parte de opositores.

Estas acciones, tendientes a despojarla del poder, son consideradas "intentos golpistas" por parte del partido de gobierno.

En determinado momento, Rousseff y Lula aparecieron en la ventana del departamento del ex presidente, y este levantó el brazo de su sucesora y ahijada política, en un gesto que inflamó a la multitud.

La relación entre Rousseff y Lula se había enfriado en los últimos meses debido a discrepancias respecto a la conducción de la economía. También el ex presidente se queja de que la mandataria no lo escucha.

Además, Lula y el PT han criticado a Rousseff por no "controlar" a la Policía Federal, que depende del Ministerio de Justicia.

Desgaste
Ganar las calles

Lula pidió a sus partidarios que lo apoyen en las calles mientras la oposición gana ímpetu para acelerar la destitución de su ahijada política, Dilma Rousseff.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído