Hablar de federalismo

En 1963 las necesidades de la provincia eran muchas. De ahí, la importancia de hablar de federalismo.

No ha recibido en cambio ninguna de las obras fundamentales para su desarrollo, sólo la herencia de vivir pobres en una tierra rica”. Eran cerca de las 16 del 12 de octubre de 1963, cuando Felipe Sapag prestó juramento como flamante gobernador de la provincia de Neuquén. Y en esa frase sintetizó el reclamo de federalismo que tendría su gobierno a lo largo de los años.

Sapag había ganado las elecciones con su compañero de fórmula Pedro Mendaña, en julio de ese mismo año, con un abrumador 61 por ciento de los votos y se convertía en el primer neuquino nativo en llegar al máximo cargo político en la provincia.

Más allá de la euforia por el triunfo de esa nueva fuerza que era el MPN y que había nacido a partir de la proscripción del peronismo, aquel discurso de 1963 fue descarnado –según recuerdan los historiadores- debido a la grave situación social que se vivía en este rincón de la Patagonia. Es cierto que Neuquén había dejado de ser territorio a partir de la asunción del Ángel Edelman como primer gobernador constitucional, pero las condiciones de vida de quienes habitaban estas tierras eran muy precarias. De allí el encendido discurso federalista que ofreció durante su asunción.

“El federalismo no puede ser una palabra hueca. Con firmeza reclamaremos a la Nación la práctica equitativa, de una justa retribución de los esfuerzos y de los derechos de cada uno”, dijo entre otras frases destacadas.

Fue la primera vez que en Neuquén se comenzó a hablar de federalismo, una política que hasta la actualidad se sigue tratando de imponer. Fue un día como hoy, pero hace 55 años.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído