Hace guardapolvos "locos" y los vende en toda América

Es una maestra de la región que creó una línea de diseño muy particular.

POR SOFIA SANDOVAL - ssandoval@lmneuquen.com.ar

Cuando todavía no era una emprendedora exitosa y sus diseños no habían llegado a alegrar los jardines de infantes de otros países, Luján Lucero creó el primer guardapolvo loco por pura necesidad. Trabajaba como maestra jardinera y quería incorporar su gusto por la moda al uniforme que usaba todos los días, por lo que diseñó la primera prenda de las miles que lleva vendidas en diez años de actividad.

Te puede interesar...

Gracias a su paso por la carrera de Bellas Artes y su gusto por las manualidades, Luján siempre tuvo una mirada orientada hacia el diseño y pensaba que los guardapolvos que usaban las maestras jardineras eran demasiado simples. Los delantales blancos o en cuadrillé sin estampas y con modelos estandarizados no inspiraban la alegría que debería tener un jardín, y eso la motivó a confeccionar los suyos con motivos más divertidos.

“Mis compañeras de la carrera y otras que los veían me empezaron a encargar y así empezó el emprendimiento, casi como un hobby”, dice Lucero, que ya montó un pequeño taller en Cipolletti y hoy fabrica hasta 80 guardapolvos por mes que vende en todas las provincias argentinas y en países como Ecuador, Perú o Estados Unidos.

Aunque ahora cuenta con ayuda, los ojos de Luján son el corazón del emprendimiento. Ella elige las telas en fábricas de Buenos Aires y se anima a salirse del molde: usa géneros de tapicería y otras texturas que mezcla para crear propuestas nuevas. También se basa en las películas infantiles que miran sus hijos o los dibujos que ellos le regalan para estampar los guardapolvos con diseños sencillos pero llenos de actitud.

p04a-lujan-lucero-maestra-diseñadora.jpg

Luján tiene 10 hijos de entre 3 y 20 años. Asegura que su dedicación a Guardapolvos Locos apareció cuando creó su familia numerosa y no pudo cumplir horarios como maestra jardinera. Hace unos diez años, optó por coser desde su casa y vender sus productos por internet, como anticipando la metodología de compra que iba a imperar más tarde en todo el mundo.

Y por el apoyo de una revista especializada logró colarse en los jardines de otros países. “Es una revista con tirada internacional, y me han comprado guardapolvos en Paraguay, Ecuador y hasta California, donde me pidieron más artículos para revender”, comenta.

p04.jpg

Luján asegura que no tiene clientes sino fanáticas. Las maestras más osadas se animan al flúor y los dibujos para transmitir otra energía dentro del jardín. “Se piensa en la maestra jardinera como una persona calma vestida de rosa, pero también son mujeres que les gusta la moda y estar lindas”, dice la diseñadora sobre sus artículos, que no son solo un uniforme, sino un verdadero concepto relacionado a la alegría que debe primar en la educación inicial.

Nubes con pestañas, piratas, pájaros y unicornios alegran los guardapolvos locos de Luján, que fue reconocida como finalista del programa Naves por el alcance de su emprendimiento.

p04b-lujan-lucero-maestra-diseñadora.jpg

--> Una emprendedora que tiene 10 hijos

Luján Lucero trabaja a tiempo completo como emprendedora, lo que le exige pensar en muchas cosas a la vez y capacitarse en temas que nunca abarcó en su carrera de maestra jardinera, como finanzas o marketing digital.

Sin embargo, eligió esta profesión especialmente para tener más tiempo disponible para su familia numerosa.

“Funcionamos como una orquesta caótica”, bromea Luján sobre sus diez hijos, de diferentes edades.

“Ahora cuento con la ayuda de los más grandes, que me ayudan a cuidar a los más chicos”, señala y agrega que les enseñó a todos a ser independientes y colaborar en las tareas domésticas.

La doble labor de Luján no le impidió formar parte de Naves, una exigente competencia de negocios del Banco Macro, en la que Guardapolvos Locos resultó finalista. “Con haber participado me sentía ganadora, y cuando dijeron mi nombre no lo podía creer”, recuerda la diseñadora.

Además de abrirle la puerta a capacitaciones en el mundo empresarial y darle herramientas para potenciar su emprendimiento, Luján obtuvo el reconocimiento que se suele otorgar a industrias tecnológicas o vinculadas a los hidrocarburos. “Es muy bueno que también se premie al diseño”, destaca.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído