El clima en Neuquén

icon
Temp
81% Hum
La Mañana ordenanza

Hagan cercos y veredas

En los primeros años de la ciudad de Neuquén fue necesario sancionar las ordenanzas más básicas.

Hoy parece una disposición menor o una obviedad tener que construir una vereda. Es parte del acuerdo entre los vecinos y el gobierno, hacerse cargo de esa porción del espacio público para que el resto de la comunidad pueda transitar.

Sin embargo, una de las primeras ordenanzas que se sancionaron en Neuquén, cuando comenzó a funcionar la capital, fue precisamente esa.

Te puede interesar...

Un 29 de mayo de 1906 –según consta en las efemérides que escribió el licenciado Ricardo Koon-, el Concejo Municipal sancionó la ordenanza sobre la construcción de cercos y veredas, por iniciativa del concejal José María Pérez.

Tal norma indicaba que esa imposición para los vecinos sería obligatoria desde el 1 de junio hasta el 31 de agosto (como plazo máximo) para que el casco céntrico comenzara a tomar forma de pueblo.

En efecto, a dos años de fundada la ciudad de Neuquén, todo estaba por hacer en medio de aquel arenal en el que se asomaban algunas humildes edificaciones, y donde poco tiempo antes se había realizado el trazado urbano con las calles, las diagonales, los espacios públicos y las áreas destinadas a la organización del Estado.

La ordenanza estaba dirigida a los propietarios de viviendas que estuvieran dentro del perímetro de las calles de Las Lajas (hoy Belgrano) y Añelo (Norte) (Alderete), Ingeniero White (Juan Julián Lastra) y Golfo San Matías (Sur) (Félix San Martín), Mendoza y Santa Cruz (Este), Los Andes (Onésimo Leguizamón) y Jujuy.

Pasaron 116 años de la sanción de aquella ordenanza. Con el tiempo, llegarían muchas más para organizar el pueblo.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario