Hallan una nueva especie de dinosaurio en zona chilena

El ejemplar, un semiarticulado, preservó la mayoría del esqueleto.

Científicos chilenos descubrieron un dinosaurio semiarticulado en la región austral de Magallanes, durante la séptima expedición paleontológica del Instituto Antártico Chileno (INACH), que se realizó desde el 26 de febrero hasta el 4 de marzo.

La misión en el sector de cerro Guido-Valle de las Chinas, más de 340 kilómetros al noroeste de Puerto Natales (provincia de Última Esperanza), tenía como objetivo continuar la búsqueda de rastros que corroboren la conexión entre Antártica y Sudamérica en lo que podría ser el proyecto paleontológico más grande del país.

El director del INACH y palebiólogo partícipe de la campaña, Marcelo Leppe, explicó: “Una de las razones que nos llevan a estudiar esta zona es que se trata de un corredor o aduana temporal de varios millones de años entre Sudamérica y Antártica”. Además, dijo que por los tipos de ambientes que posee, se preservaron manifestaciones de vida muy diversas, desde macrofósiles de planta hasta microfósiles de animales, pasando por un amplio rango de invertebrados, plantas, hojas y madera.

Cerro Guido posee una alternancia entre ambientes marinos y continentales, y en estos últimos se encontraron cerca de seis tipos de floras distintas, de fácil identificación y que corresponderían a un momento de la historia natural con diversas singularidades, tanto en precipitaciones como en temperatura. “En cuanto al estrato animal, se descubrió una gran diversidad de reptiles de mar, dinosaurios en tierra, como también variadas formas de mamíferos” correspondientes al Cretácico, período de hace 145 a 65 millones de años, indicó Leppe.

Pero sin duda el hallazgo más relevante de esta campaña “es un ejemplar de dinosaurio semiarticulado que preserva buena parte del esqueleto, que aún no se puede revelar qué tipo es y que sería el primer hallazgo de un dinosaurio de este tipo para Magallanes, siendo uno de los más australes y una nueva especie para Chile”, destacó Sergio Soto, paleontólogo de la Universidad de Chile.

Para los científicos, las especies articuladas o semiarticuladas son de gran importancia por la cantidad de información que entregan sobre el animal.

En la expedición de este año participaron 23 personas instaladas en dos campamentos.

También descubrieron una gran diversidad de reptiles de mar, mamíferos y seis tipos de floras distintas.

¿Cómo fue el proceso de excavación?

Sergio Soto, encargado de logística, describió la metodología utilizada, consistente en “prospectar en la zona buscando afloramientos de roca visible sin vegetación, hasta encontrar huesos, sus niveles y tomar decisiones respecto del momento de excavar o utilizar otros métodos”. “Una vez en terreno, se utilizaron dos técnicas de extracción de vertebrados: el picking, mediante el cual se realizan pequeñas extracciones a través de un tamizado y posterior lavado de los sedimentos para la búsqueda de estas piezas en laboratorio”, agregó. Y siguió: “La otra técnica radica en una excavación sistemática en un quarry y se extrajo a través del método de bochones, que es aplicar chaquetas de yeso”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído