Harán un segundo locro para enfrentar el tarifazo

El colegio San José Obrero no baja los brazos. El 25 vendieron todo.

Neuquén
Se quedaron con las ollas vacías. El 25 de mayo, los alumnos y docentes del San José Obrero superaron la meta de vender mil porciones de locro para pagar los aumentos de luz y gas. Los desbordó la demanda solidaria de los vecinos, que hicieron cola frente al colegio para comprar su bandeja humeante. Los chicos celebraron el éxito de la convocatoria y ya se preparan para repetir la experiencia el 9 de julio.

"Nos fue muy bien y vendimos todas las porciones, así que ahora tenemos recaudado como para hacer frente a los gastos", comentó el director de la escuela, Juan Espinosa. Relató que hubo gran colaboración de los vecinos. "Teníamos más de media cuadra de cola en la puerta y había mucha predisposición, nadie se quejó", dijo.

Poco después del mediodía, las últimas porciones se fueron y aún quedaban compradores en la fila. "Nos quedó mucha gente a la que no le pudimos vender porque no nos quedaba más", contó con satisfacción el director.

Pero el festejo será breve. Docentes y alumnos tienen que seguir trabajando para reunir fondos para las facturas de luz y gas de los próximos meses. Espinosa adelantó que tienen una rifa programada y que van a repetir la experiencia con un locro para el 9 de Julio.

Dijo que hasta ayer no tenían confirmación de una solución definitiva para el fuerte aumento de tarifas que sufrieron. Indicó que hubo funcionarios que comprometieron su ayuda, pero que no recibieron ningún comunicado oficial sobre alguna reducción o subsidio.

Este mes, la tarifa de luz del colegio pasó de 7 mil a 16 mil pesos, más del doble. Y el gas se multiplicó por 15: la boleta subió de 400 pesos a 6100.

En años anteriores, el colegio San José Obrero hacía ventas de locro en fechas patrias, pero eran pocas porciones y el dinero tenía como destino una compra extraordinaria de insumos para los talleres. Ahora ese gasto pasó a un segundo plano.

Espinosa indicó que el plan por ahora es "ir inventando sobre la marcha". Comentó que tienen las pilas puestas en el próximo locro: "Y después veremos cómo seguimos".

"También estamos buscando otros recursos para sostenernos que vendrían de otras partes y sigue completamente descartada una suba de la cuota porque nos quedaríamos sin alumnos, ya que son jóvenes de bajos recursos", agregó.

Al colegio asisten 800 chicos y adultos en tres turnos, que se capacitan en oficios. Como hacen soldadura, carpintería y trabajos de electricidad, tienen un consumo importante de luz y gas. Con lo recaudado con el primer locro pudieron pagar una factura y les sobró dinero para la otra. Pero esas deudas eran sólo por mayo. Tienen por delante varios meses más de frío.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído