Histórico: Primer juicio en España por robo de bebé durante el franquismo

Se lleva a juicio al ginecólo Eduardo Vela de 84 años. Aseguran que más de 2 mil denuncias archivadas.

En un día histórico para España, hoy comienza en Madrid el primer juicio por los casos de los bebés robados durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), que lleva al banquillo de los acusados a un médico presuntamente implicado en la trama.

El primero de los imputados en sentarse en el banquillo es Eduardo Vela, ginecólogo jubilado de 84 años, que enfrenta a una petición de cárcel de 11 años por parte de la Fiscalía por el presunto robo de una niña recién nacida a sus padres biológicos para entregarla a un matrimonio de forma ilegal en 1969.

Te puede interesar...

Se trata de la primera causa sobre bebés robados que llega a juicio en España. "Hay más de 2000 denuncias archivadas. Que sea mi caso el primero que llegue a juicio es tremendo, así que se ha convertido un poco en el juicio de todos", dijo ayer en declaraciones a la emisora Cadena Ser Inés Madrigal, la bebé presuntamente robada por el doctor Vela.

En el escrito de acusación, el fiscal imputa al médico un delito de sustracción de menor de siete años, por el que solicita ocho años de cárcel, así como delitos de suposición de parto y de falsedad en documento oficial, por los que reclama otros tres años.

Solicita una indemnización de 350.000 euros (410.000 dólares) a la afectada por los daños morales causados. El doctor Vela ejerció como ginecólogo en el sanatorio San Ramón de Madrid entre 1961 y 1981. En 1969, un sacerdote con el que tenía buena relación le comunicó que un matrimonio deseaba tener un bebé.

Ines-Madrigal-.jpg

El acusado prometió a la pareja que le entregaría un recién nacido "al margen de la legalidad", según el escrito de la Fiscalía. Así, acordaron ocultar la identidad real del bebé robado mediante la inscripción en el Registro Civil como hijo biológico del matrimonio.

Fue el propio Vela, con su firma, quien certificó en el parte facultativo su "asistencia personal" al parto pese a que todo ello no contaba con el consentimiento de la madre biológica de la niña.

En 2010, a raíz de la publicación de informaciones sobre el robo de bebés, aquella niña, ya adulta, comenzó a sospechar sobre su origen.

Finalmente, su madre no biológica admitió los hechos y se ofreció a colaborar para tratar de descubrir la identidad de sus verdaderos padres, que hoy todavía se desconoce.

Fuente: DPA

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído