Hora de vetar a la pobreza

La pobreza y la inflación son las grandes deudas que tienen los políticos con la sociedad en los últimos 35 años. Todos llegan con la promesa de bajar sus índices pero la macroeconomía, en algunos casos, y la economía doméstica, en otros, sumadas a las decisiones que se toman, llevan a fracasar en el objetivo. Y la necesidad se palpa principalmente en los barrios vulnerables de cualquier punto del país. Un termómetro de ello son los comedores y merenderos.

Según un relevamiento realizado por Barrios de Pie en los 24 establecimientos que existen en esta capital, el 52% de los niños y adolescentes están mal nutridos. Es decir, comen mal y eso afecta a su crecimiento y desarrollo.

Te puede interesar...

Fue por esto que, tras un debate abierto sobre las políticas de desarrollo social, a mediados de noviembre el Deliberante aprobó -con el voto de la oposición- la emergencia alimentaria. Esta consistía en reasignar partidas para colaborar con la tarea de estos centros barriales pero, además, poner en marcha un programa interdisciplinario para evitar la mala nutrición.

El intendente Quiroga vetó la emergencia nutricional, al considerar que está cubierta la asistencia.

Sin embargo, como ya ocurrió en otras ocasiones, el intendente Horacio Quiroga vetó la iniciativa justificando que ya hay partidas destinadas con el programa Comer en Casa, además de considerar que corresponden a las políticas públicas de la Provincia. En tal sentido, el gobierno provincial firmó ayer un convenio para fortalecer los espacios de la primera infancia, clave para el desarrollo de los niños de corta edad.

Y es que en ese tire y afloje de quién es el responsable, el futuro de muchos neuquinos depende de un buen plato de comida todos los días. Porque la pobreza veta derechos, sueños e ilusiones. Quita oportunidades.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído