Inglaterra no se cansa de la más longeva reina de su historia

Isabel II cumple 90 años y nada indica que piense, por ahora, abandonar el trono británico.

Londres.- La reina Isabel II es de mediana estatura, tiene un rostro amable y una sonrisa amplia. Le gustan los trajes de colores intensos, los bolsos voluminosos y jamás saldría de su casa sin sombrero. No se mezcla en política, sus discursos son poco apasionados, pero en Palacio todos están convencidos de que es ella quien lleva las riendas.

El 21 de abril la reina cumplirá 90 años, es la de mayor edad del mundo y ninguno de sus antepasados en el trono de Inglaterra llegó a cumplir tantos. Y hay algo más que está claro: no solamente está al frente, sino en buena forma.

Aunque por lo general quienes cumplen 90 años lo celebran de manera tranquila, no es el caso de Isabel II. Entre otros, recibirá el 22 de abril nada menos que al presidente estadounidense, Barack Obama, en el palacio de Windsor. Ya sea que hablen de Donald Trump, el "enfant terrible" de la política
estadounidense, o del referéndum sobre el Brexit, la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), la reina jamás da una entrevista. Nunca. Por lo que sus súbditos en realidad no saben lo que de verdad piensa.

Hace poco, el diario amarillista The Sun publicó que la reina está a favor del Brexit. Isabel, que se esfuerza por mantener su neutralidad, se indignó. ¿Y qué hizo el Palacio? Quejarse ante el consejo de prensa. Una muestra más de cómo han cambiado los tiempos.

En el pasado, este tipo de afrentas las habría pagado el responsable con sus huesos en prisión, pero hoy Buckingham se limita a presentar una queja. La reina es amable, pero tampoco tiene verdadero poder. ¿Es este el motivo por el que los británicos la quieren?

Por ejemplo, Mike O Neill, un jubilado de Londres que tiene que seguir haciendo trabajos de limpieza para llegar a fin de mes, dice con orgullo: "En lo profundo de mi corazón soy monárquico". Cuando se trata de la reina, todo son elogios.

El príncipe Felipe, "el marido de"

Era muy joven cuando conoció al que sería su marido, el príncipe Felipe, con el que lleva casada nada menos que 68 años.

De origen alemán, heredero de la dinastía Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, la reina siempre dice que él es su apoyo, y él se ha quejado de su papel como "marido de". No obstante, son inseparables.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído