Internet sabe todo sobre nosotros, pero hay escape

La navegación privada es una buena opción y nos ahorra dinero.

Buenos Aires
Según datos brindados por el Banco Mundial, hasta 2014 el 60% de la población argentina tenía conexión a internet. Seguramente en casi un año y medio, ese número haya aumentado exponencialmente.

Una vez que se sube información a la nube, se pierde el control de la misma. Hay que pensar bien que vamos a subir", Argentina Cibersegura.

Y aunque esto contribuya a un acceso libre y más equitativo a la información, supone también un arma de doble filo, ya que los usuarios no sólo extraemos data de la red, sino que a diario estamos intercambiando y, por ende, liberando igual cantidad de información sensible sobre nosotros.

Nadie pasa por internet sin dejar rastros. Atentos a que la seguridad y la privacidad son grandes desvelos para muchos usuarios, los navegadores han decidido ser parte activa y han desarrollado páginas de acceso privado.

Avance Ya se han diseñado supercookies que pueden bajarse en estas sesiones privadas.

Los primeros en hacerlo fueron Safari y Google Chrome, aunque ahora la mayoría de las plataformas de búsqueda más importantes ya las han incorporado.

Pero ¿qué es exactamente lo que ofrecen estas páginas? Al tratarse de sesiones temporales, no guardan ningún tipo de información ni historial y por supuesto no se descargan las famosas cookies, una suerte de ficheros que se almacenan en cualquier dispositivo y que son los que guardan información sobre nuestras preferencias.

Además de liberarnos de esta suerte de espionaje, las sesiones privadas tienen varios beneficios:

1) Búsqueda no condicionada: Dado que internet almacena nuestros comportamientos, la próxima vez que hagamos una búsqueda sobre un tema específico los resultados serán más acotados y girarán en torno a lo que la nube considera que son nuestras preferencias. Una sesión privada, por el contrario, nos abrirá el abanico.

2) Evitar publicidad: Si alguna vez hiciste clic en algún anuncio, es seguro que luego lo verás reproducido en cada una de las sesiones y páginas que visitás. Esto se conoce como retargeting y es la verdadera pesadilla de los usuarios. Con estas sesiones, al no permitir bajar cookies, tus gustos permanecerán ocultos.

3)Resetear contador de accesos: Hay muchos sitios que, una vez alcanzada cierta cantidad de visitas, bloquean la información. De esta forma tendrás acceso ilimitado.

4) Dos cuentas al mismo tiempo: Si tenés, por ejemplo, dos perfiles en Facebook, esto te evitará tener que cerrar una para abrir la otra y así sucesivamente.

5) Evitar virus: Si no estamos seguros sobre un sitio, las sesiones privadas no dejarán que se contamine tu computadora ya que no almacenará cookies.

6) Para usar un dispositivo prestado: Por ejemplo, si necesitás chequear tu cuenta de banco, esto hará que tu información y tus contraseñas no queden registradas en cualquier computadora.

7) Ahorrar dinero: Estás planificando un viaje y comenzás a buscar precios de vuelos y hospedaje. Pero mientras más veces accedas a las páginas para comparar, tal como sucede con otro tipo de información, los resultados se irán acotando. Y mientras más interés muestres en un sitio determinado, más aumentará el precio o te dirá que quedan pocos lugares para inducirte a realizar la compra lo antes posible. Lo ideal, entonces, es chequear en pestañas privadas.

8) Páginas reales: el acceso reiterado hace que las páginas se modifiquen e incluso que eliminen elementos debido a los bloqueadores. Para verlas en todo su potencial, mejor hacerlo de incógnito.

¿Sabías?
Algunos atajos para ingresar

Si bien cada navegador tiene su propia ruta (en Chrome, por ejemplo, en la esquina derecha hay una lista de opciones desplegable, entre ellas la navegación de incógnito), existen atajos. Aquí te mostramos los más usados:
.Google Chrome: Control+mayúsculas+N
•Explorer, Edge y Firefox: Control+mayúsculas+P
•Safari: Comando+mayúsculas+P

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído