El clima en Neuquén

icon
21° Temp
22% Hum

Jugaron todos; zafaron pocos

El domingo a puro fútbol dejó en evidencia lo mal que se juega en el país. Y ni los grandes se salvan...

Horrible, juegan horrible”. El Rey de Copas caído en desgracia -Independiente- se marcha a vestuarios cabizbajo, derrotado y con un hiriente y humillante grito de un allegado o infiltrado cuyo paradero aún se desconoce (era sin público).

Central Córdoba de Santiago del Estero lleva un año sin ganar como local. Recibe a un Racing urgido que casi no patea al arco. Y La Academia se vuelve impotente y derrotada por un rival modesto, con pocas luces, que lo superó apenas con orden y actitud.

Te puede interesar...

De punta y para arriba en casa. Así defendió San Lorenzo los últimos 15 minutos de su sufrido y valioso para las estadísticas triunfo ante Godoy Cruz de Mendoza. Una salvada milagrosa del Cóndor Torrico evita el empate tombino, que con pocas ideas se las ingenió para arrinconar al Ciclón.

River va y va pero no la mete. Y con menos sus rivales le ganan. Porque marca mal atrás y padece el karma de los torneos locales.

El único grande que salvó la ropa en un domingo atípico, en el que jugaron todos, fue Boca. Sí, el equipo más cuestionado del año que le agarró el gustito al triunfo y encontró en la juventud del mediocampo esa energía y hambre de gloria que le faltaba.

La maratón dominguera dejó en evidencia lo mal que se juega en el fútbol argentino. Hubo acción desde las 10 de la mañana que arrancó el xeneize ante Lanús hasta las 23, que culminó el clásico rosarino.

Central, justamente, fue el equipo de la fecha y una de las pocas excepciones. Por lo demás, para muchos de los que no se levantaron del sillón puede considerarse casi un día perdido por el flojo espectáculo presenciado. Eso, sin la pasión de la gente, es un combo difícil de digerir. Ay...

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
50% Me da igual
50% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario