¿La comida se contamina apenas cae al suelo?

Un nuevo estudio discute la vieja regla de los cinco segundos.

Estados Unidos
Pep Guardiola, el entrenador más exitoso de los últimos años, impuso la ley de los cinco segundos para que sus equipos recuperen la pelota. Hay otra ley de los cinco segundos aplicada a los alimentos, pero ¿es el tiempo que demora en contaminarse cuando cayó al piso?

La pregunta siempre desveló a la medicina. Jamás se encontró un punto de acuerdo en torno al interrogante. Un alimento que, por descuido, se cae al suelo, ¿se puede comer? ¿Cuáles son los potenciales riesgos de ingerir una comida infectada por bacterias? Desde un lado, advierten de los peligros que implicaría; desde el otro, aseguran que existen muchas otras vías de contaminación más importantes que no se consideran.

Hace pocos días, un estudio quiso verificar el mito de la regla de los cinco segundos. La hipótesis señalaba que si se tomaba del piso rápidamente un alimento, no existía un riesgo de contaminación. Por eso, el microbiólogo Donald Schaffner, junto con un equipo de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey, realizó un experimento para probar la validez de la difundida presunción.

En la investigación se pudo comprobar que las bacterias comienzan a actuar enseguida.

El equipo de científicos apoyó cuatro alimentos diferentes -sandía, pan, pan con manteca y caramelos blandos- sobre cuatro superficies previamente contaminadas con bacterias -acero inoxidable, una baldosa de cerámica, una madera y una alfombra- durante diversos períodos de tiempo. Primero, menos de un segundo. Luego, cinco segundos. En tercer lugar, 30 segundos y, por último, 300 segundos. Los resultados -publicados en la revista especializada Applied and Environmental Microbiology– fueron contundentes: "La contaminación con bacterias se puede producir de manera instantánea", enfatizó Schaffner. Sin embargo, el análisis pormenorizado de las 2560 mediciones efectuadas con distintas combinaciones arrojó que la sandía fue la que mayor contaminación registró en comparación con los otros alimentos.

"La humedad es lo que más afecta en la transferencia de bacterias desde las superficies hacia la comida. Las bacterias se mueven con la humedad por lo que cuanto más húmeda está la comida, mayor es el riesgo de contaminación", explicó el líder de la investigación. A su vez, agregó que el tipo de suelo juega un papel vital en la transferencia de bacterias hacia los alimentos. Las más "peligrosas" son los suelos de baldosas y de acero, mientras que las alfombras, al parecer, son los pisos que menos contribuyen a la contaminación de la comida.

La otra vereda
Un profesional dice que se puede comer

"Sé que las bacterias pueden acumularse en menos de cinco segundos, pero estoy dispuesto a comer alimentos que cayeron en el piso de mi cocina. ¿Por qué? El piso de mi cocina no está realmente sucio", dijo Aaron Carroll, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído