La crisis económica vuelca a los neuquinos al diván

Acuden al psicólogo por la ansiedad y el temor a perder el trabajo.

Pablo Montanaro

montanarop@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La ansiedad y el temor por perder el trabajo como también las consecuencias de ajuste por las medidas económicas que implementa el Gobierno para frenar la crisis han producido en este último tiempo un fuerte impacto psicológico. Profesionales de la salud mental de Neuquén coincidieron que son cada vez más los pacientes que acuden a las consultas psicológicas con este tipo de cuestiones.

El psicólogo Ignacio Somoza señaló que han aumentado los pacientes que llegan al consultorio con una “especie de malestar o angustia” y que en las sesiones empiezan a referirse a cuestiones laborales y a dificultades económicas. “Lo hacen no sólo por la inestabilidad o porque tienen familiares desempleados sino también por las condiciones laborales en la que se encuentran y en algunos casos por maltrato laboral”.

Te puede interesar...

El profesional comentó que quienes más consultan en tiempos de crisis son pacientes de entre 30 y 50 años.

Según Andrés Ortega, psicológo y vicepresidente del Colegio de Psicológos de Neuquén, existe un nivel mayor de estrés y ansiedad en los pacientes en relación con lo laboral y explicó que esto se da “porque no hay tanta previsibilidad sobre cómo va a ser el futuro”.

Precisó que el temor que se vislumbra en los pacientes “es el de no responder a las demandas exteriores porque tiene que ver con esto de sentir que hay menos recursos económicos, un malestar por la pérdida de ciertas comodidades que se habían logrado”.

Además de la angustia y el estrés, el insomnio es otra de las manifestaciones en estos pacientes. “Padecen de rumiación mental, que es tratar de resolver un problema y estar con el problema rebotando en la cabeza, y eso dificulta el dormir. No pueden poner un freno”, señaló Ortega.

Por su parte, el psicólogo David Fridman, sostuvo que cada persona canaliza estos síntomas de forma distinta, “ya sea ansiedad, problemas para dormir y una sensación de que lo que hace no suma, por ejemplo en los trabajadores de la salud cuando no tienen los recursos o infraestructura necesaria, o de la educación cuando tienen un alumno mal comido”.

Somoza subrayó que muchos pacientes están marcados por situaciones de crisis económica que han vivido ellos en otro momento o familiares cercanos. “Han quedado sensibles por estas situaciones. En algunos casos esto puede repercutir en el consumo de fármacos sin prescripción médica, alcohol o consumo de sustancias”, advirtió.

Algunos reducen el tratamiento

Somoza dijo que la situación económica genera que haya pacientes que reduzcan o corten el tratamiento, “pasan de venir todas las semanas a cada 15 días, le dan prioridad a las necesidades básicas”.

Aumentaron los niveles de angustia. Silvia Salvarezza Psicoanalista

Hay que resaltar la importancia que tiene consultar a un analista porque eso implica reconocer que las cosas no marchan bien.

Cada paciente trae a cuesta sus síntomas, los que en este último tiempo se han agudizado. En muchos casos la presión por no llegar a fin de mes ha incrementado los niveles de angustia. “Saqué un crédito y no puedo pagar la cuota”, “El colegio de mis hijos es inaccesible”, son algunos ejemplos que se deben leer como caída forzada en los ideales de una persona.

Cada uno de acuerdo a su estructura utilizará tal o cual mecanismo de defensa para mitigar su ansiedad, su angustia. Y si con ello no alcanza, recurrirá a las adicciones, las que sean. Las que ya implementó, las nuevas que pueda probar y que le funcionen. Freud decía en El malestar en la cultura: “Quien tiene cuitas, también tiene licor”.

LEÉ MÁS

Fin del misterio: Gutiérrez y Figueroa van a la interna

Sale el sol y llegan las alergias: qué hacer y cómo prevenirlas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído