La droga, un gran negocio

Algunas familias sobreviven con sus kioscos y otras se dan grandes lujos pese al daño que generan.

La droga está instalada en todos los barrios y en todas las clases sociales. Esta afirmación no es ninguna novedad, pero cada tanto vale la pena refrescar el dato porque de lo contrario parecería que es un mal que afecta a un pequeño sector y lamentablemente el consumo está generalizado.

La Dirección de Antinarcóticos de la Policía realizó una muy interesante investigación, que además de desbaratar una red de narcomenudeo, dejó en evidencia que no hay clase social que no esté a salvo del siempre peligroso negocio de la droga.

Te puede interesar...

Los vecinos del barrio San Lorenzo, una de las barriadas más populares del oeste neuquino, denunciaron la actividad de un kiosco narco a través de la app Neuquén te cuida.

De inmediato, la Policía inició las pesquisas y descubrió que en solo cuatro cuadras funcionaban cuatro kioscos que les venden droga a los pibes del barrio.

Pero la línea de investigación los llevó a un country de Centenario, de esos que tienen seguridad y todo.

A la vista está que la droga es un gran negocio que a muchos les permite vivir muy bien a costilla del deterioro de una buena parte de la población, que es arrastrada por una adicción que los suele llevar incluso a delinquir. La droga es una microeconomía de sobrevivencia para algunas familias que tienen un kiosquito y una forma de vida para aquellos proveedores que encima cuentan hasta con custodia en el ingreso a su coqueto barrio. Este mal de época, que está instalado, no solo debe ser combatido por la Policía sino también por los gobiernos con políticas transversales, como, por ejemplo, en Salud, para trabajar con las víctimas de este flagelo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído