El clima en Neuquén

icon
27° Temp
22% Hum
La Mañana vacuna

La emoción de Sol, la enfermera que vacunó a su bisabuela

La joven enfermera le aplicó en el Ruca Che la dosis de la Sputnik V a su familiar de 85 años. Ocurrió en el estadio Ruca Che en el marco del plan de vacunación contra el COVID.

Cuando hace tres años Sol Romero se inscribió para comenzar a estudiar enfermería, jamás se imaginó que esta especialidad le iba a regalar un momento especial junto a uno de sus familiares más queridos. Un momento que, en este contexto de pandemia que vive el mundo, significaría una forma de cuidar a los más vulnerables.

Este viernes, en el Estadio Ruca Che, esta joven de 23 años, voluntaria en la campaña de vacunación contra el coronavirus, le aplicó la primera dosis de la Sputnik V a su bisabuela, Victoria Almendra de 85 años. La emoción se instaló por unos minutos en el box donde Sol llevó adelante la vacunación de las personas mayores de 80 años.

Te puede interesar...

“El año pasado, dos profesores de la carrera nos comentaron que estaba bueno que como estudiantes de enfermería nos sumáramos a la campaña de vacunación como voluntarios. Así fue que junto a otras compañeras empezamos a capacitarnos tanto en la colocación de los equipos de protección personal y en todo lo relacionado a la vacuna”, comentó a LMNeuquén la joven a la que sólo le falta una materia para recibirse de enfermera en el Instituto de Formación Superior Santa Ana.

El 28 de diciembre pasado, la joven, que también trabaja como guardavidas en los balnearios de la ciudad, comenzó a aplicar las primeras dosis de la vacuna Sputnik V al personal de salud. Cuando el ministerio de Salud de la provincia abrió un registro para que los mayores de 60 años puedan inscribirse para recibir la vacuna, la familia de Sol anotó a Victoria para recibir la primera dosis.

bisabuela1.jpg
Sol Romero, la joven voluntaria de la campaña de vacunación, ayer en el Estadio Ruca donde le tocó vacunar contra el coronavirus a su bisabuela Victoria Almendra de 85 años.

Sol Romero, la joven voluntaria de la campaña de vacunación, ayer en el Estadio Ruca donde le tocó vacunar contra el coronavirus a su bisabuela Victoria Almendra de 85 años.

"Mi bisabuela no quería saber nada con la vacuna, así que se me ocurrió decirle, sin saber realmente si eso podía pasar, que yo la iba a vacunar”, contó la joven de 23 años, que también es guardavidas.

Enterada de la situación, la mujer le dijo a sus familiares más cercanos que no se iba a vacunar. “El jueves voy a la casa y mi bisabuela me dice que no se iba a vacunar, que ella creía en Diosito”, explicó. La joven voluntaria comenzó a tratar de convencerla acerca de la importancia de la vacunación contra el COVID, pero su bisabuela seguía firme con su decisión. “Ella no quería saber nada con la vacuna así que se me ocurrió decirle que iba a estar yo vacunando y que seguramente sería yo quien le aplicaría la vacuna. ‘Yo voy si me vacuna Sol’, exclamó la mujer de 85 años. Recién ahí aflojó, pero yo en realidad no sabía si me iba a tocar a mí vacunarla”, contó.

Sol se emociona al comentar que para ella su bisabuela es “muy especial” porque “me crié con ella, viví con ella y mis padres hasta que nos entregaron nuestra casa cuando tenía 5 años”.

El jueves, cuando comenzaron a llegar los adultos mayores al estadio Ruca Che, Sol le explicó a la coordinadora de la campaña de vacunación que estaba anotada su bisabuela. “Si no la vacuno yo, ella no se va a querar vacunar, por eso le pido si la pueden llevar al box donde estoy yo”, confesó Sol que le dijo a la coordinadora. Unos minutos después, llegó Victoria acompañada de un familiar y la acercaron al box donde Sol estaba preparando las dosis a aplicar. “Dio la casualidad que en ese momento en el box había cuatro abuelos y faltaba uno para descongelar la vacuna, justo llegó mi bisabuela y la pude vacunar”, describió sobre ese momento cargado de emoción para ambas.

“Dio la casualidad que en ese momento en el box había cuatro abuelos y faltaba uno para descongelar la vacuna, justo llegó mi bisabuela y la pude vacunar”, describió Sol Romero sobre ese momento cargado de emoción para ambas.

Los primeros meses de la pandemia, Sol evitó cualquier contacto con su bisabuela pero luego que se le diagnosticara diabetes comenzó a visitarla a su casa del barrio Don Bosco donde vive sola. “No la podíamos dejar sola, así que los fines de semana me quedaba a dormir con ella para cuidarla”, señaló.

Sol, quien en octubre contrajo COVID como también sus padres, insistió en la importancia de mantener los cuidados. “Algunos creen que no pasa nada pero el cuerpo lo sufre, sentís dolor, cansancio y la podés pasar mal”, concluyó.

bisabuela2.jpg

En octubre contrajo COVID

“La pasamos muy mal”, aseguró Sol Romero al referirse al momento que pasó junto a su padre y madre al contagiarse en octubre pasado. “A pesar que nos cuidábamos bastante, ya que mi papá fumaba y era una persona de riesgo y mi mamá con principio de diabetes, nos contagiamos. Creemos que fue cuando mi mamá acudió a una clínica para hacerse unos estudios y pasó por un sector donde estaban esperando unas personas que iban a hisoparse”, describió.

Destacó la importancia de la vacuna “que al principio fue muy cuestionada”. “Como también fue cuestionado si servía o no el barbijo y o si servían las restricciones de las actividades. Creo que la gente está cansada y es por eso que muchos no cumplen con las medidas de cuidado”, dijo Sol.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.2735042735043% Me interesa
79.487179487179% Me gusta
2.5641025641026% Me da igual
6.8376068376068% Me aburre
6.8376068376068% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario