La era de la incertidumbre

Hay una ansiedad generalizada en la población por no saber qué es lo que ocurrirá mañana.

En la despensa de mi barrio, donde hago las compras diarias para evitar las aglomeraciones en los supermercados, quienes conocen mi oficio de periodista me preguntan sobre las novedades del día y, fundamentalmente, lo que puede llegar a pasar.

Me lo pregunta Andrés, el propietario, un gordo bonachón y generoso y un laburante empedernido que está acostumbrado a las crisis pendulares de este país, pero que se siente desconcertado con esta increíble realidad que estamos viviendo.

Te puede interesar...

También me lo pregunta Juancito, el carnicero, un joven dominicano que aterrizó por estos lares hace años en busca de un mejor horizonte que el que tenía en su país natal.

Y cuando surgen las preguntas, los vecinos que habitualmente concurren hacen silencio a la espera de una respuesta satisfactoria o esperanzadora, tal vez convencidos de que yo tengo la certeza de lo que puede llegar a pasar mañana, por el solo hecho de trabajar en los medios. Esperan respuestas a todo tipo de preguntas. Sobre economía, trabajo, salud y, por supuesto, muertes. Y se sorprenden cuando les respondo que yo tampoco tengo ni la remota idea de lo que puede ocurrir y que mi ansiedad es la misma que sienten ellos.

El otro día, en Twitter, alguien publicó una encuesta en la que pedía a los usuarios que bauticen esta nueva etapa de acuerdo con las sensaciones que cada uno tenía. Surgieron miles de respuestas, pero una inmensa mayoría coincidió en una exacta definición: la era de la incertidumbre. En efecto, nuestras preocupaciones y miedos son comunes, pero lo que más nos angustia a todos en forma generalizada es eso: la incertidumbre, el hecho de no saber qué pasará mañana.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

10% Me interesa
60% Me gusta
10% Me da igual
10% Me aburre
10% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario