La ETON se volvió un refugio para los que no tienen techo

Desde hace un mes y medio una joven pareja mendocina duerme en la Terminal porque no puede pagar un alquiler. A los días se le sumó un taxista que se quedó en la calle.

Por Georgina Gonzales /gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Lo que para la mayoría es sólo un lugar de paso, para otros se transformó en su casa. Hoy una pareja y otro hombre viven en la Terminal de Ómnibus porque no pueden afrontar el pago de un alquiler, y desde allí planean su vuelta a un hogar.

Amalia y José Luis llegaron desde Mendoza el 24 de septiembre pasado. Él es profesor de Lengua, pero en su provincia natal ganaba muy poco. Junto a su señora decidieron vender todas sus cosas para venir a Neuquén para un mejor porvenir.

Te puede interesar...

A las 8.30 se bajaron del micro que los traía desde San Rafael, y bolsos en mano, se fueron a recorrer casas para alquilar. Pero se encontraron con que nadie les alquilaba sin tener recibo de sueldo en la provincia.

Esa fue la primera noche en la que se miraron y coincidieron en que su única opción era volver a la ETON. Desde entonces uno de los duros sillones de madera ubicados para el corto paso de los pasajeros se convirtió en lo más parecido a su casa.

Embed

La esperanza de conseguir dónde vivir

Debajo del sillón esconden sus bolsos con pertenencias y ropas. Por las tardes se bañan en las duchas ubicadas en el edificio y también comen lo que pueden porque no tienen donde cocinar.

A los pocos días, José Luis consiguió trabajo como docente en distintas escuelas públicas y da clases en todos los turnos (mañana, tarde y noche), pero aún no pudieron alquilar una vivienda.

Los empleados de las empresas de transporte y los comercios ya los conocen. Amalia tiene 38 años y su esposo 41, hace 1 año y medio que se casaron, aunque ya llevan 15 juntos.

“Si están acá hace rato. Son muy amables, a veces pasan y charlamos un rato. Y el hombre se va todos los días a trabajar y vuelve tarde”, contó una joven empleada de comercio.

Amalia tiene las piernas hinchadas, dice que al no estirarlas en una cama se le ponen como dos “salchichas”. Ella está confiada que pronto se van a poder ir a alquilar.

Luego de fumarse un pucho en la vereda contó que hace unos días les dijeron que alguien de Acción Social los visitaría, pero aún lo esperan. Pidieron por todos lados ayuda, y la siguen esperando.

“Los únicos que nos aseguraron una ayuda económica son los de ATEN quienes nos van a dar 40 mil pesos para poder empezar a alquilar”, contó la mujer esperanzada.

Otro caso

A las 6 de cada mañana los primeros pasajeros los despiertan. Ponen la pava eléctrica y se toman unos mates que comparten con Carlos, un taxista de 49 años que hace un mes es su “vecino”.

Carlos también duerme en la Terminal. Es la primera vez en su vida que se quedó en la calle. “Problemas familiares”, dijo. “Yo soy chofer de taxi, pero tuve un accidente que me dejó sin trabajar un mes y medio y ahí se me vino todo a pique. Perdí la casita que alquilaba, perdí el trabajo, perdí todo”, relató.

Ahora luego de rehacer sus habilitaciones como taxista está por empezar de nuevo a trabajar. Pero mientras se acomoda, seguirá durmiendo sentado en la terminal hasta que pueda salir del pozo.

“Trabajando todos los días puedo ir pagando una pensión, pero por ahora me quedo acá”, contó el hombre.

LEÉ MÁS

Robaron el local de ATEN Plottier y apuntan a los detractores de la ESI

Viajar en taxi o remis será un 39 por ciento más caro

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído