El clima en Neuquén

icon
Temp
82% Hum
La Mañana cerezas

La exportación de cerezas en Argentina: un caso exitoso digno de estudio

Una investigación académica destacó la articulación de los productores de la CAPCI y el acompañamiento del Estado neuquino para el desarrollo del sector.

En medio de una realidad económica compleja que arrastra cuestiones estructurales y de coyuntura, este martes la comunidad de exportadores de cerezas de la Argentina vivió una jornada diferente, cargada de reflexión, historia, análisis y una cuota de emotividad en el Centro PyME-ADENEU. Un estudio pormenorizado sobre el desarrollo del sector fue el puntapié inicial para volver la mirada hacia atrás y reconstruir el escenario que originó en 2014 la Cámara Argentina de Productores de Cerezas Integrados (CAPCI) y las épicas batallas que libraron sus integrantes en forma asociativa para sortear escollos y crecer. Todo con visión a futuro, cultivando un vínculo de confianza pocas veces visto en el mundo empresarial y un atinado acompañamiento por parte del Estado neuquino.

Luego del riguroso punteo que hicieron los investigadores Florencia Jaureguiberry y Mariano Tappatá de su informe "Exportación de cerezas en Argentina: El rol de coordinación público-privada", el ministro de Producción e Industria provincial, Facundo López Raggi, el presidente de la CAPCI, Alejandro Zimmermann y otros miembros de la cámara - como Aníbal Caminiti, Juan Carlos Schroeder y Carlos Enriquéz - compartieron opiniones y miradas respecto al camino recorrido, los desafíos y las dificultades a resolver en la actualidad y a futuro.

Te puede interesar...

"Nosotros hicimos un trabajo por encargo del BID que trata de aprender de las experiencias exitosas de agronegocios en países en desarrollo que está apoyados en la coordinación entre públicos y privados. Por eso presentemos el caso del Centro PyMe-ADENEU y los privados que forma la CAPCI que se conformaron como la plataforma de crecimiento del sector cerecero argentino. Nuestro trabajo indaga en cómo creció el sector en Argentina, cómo llegaron los productores a conectarse, a detectar sus necesidades y a contactar al gobierno en 2010. El gobierno reacciona con el Centro PyMe-ADENEU atendiendo necesidades y empujando a la CAPCI que, de a poquito, toma vida propia para luego transformarse en lo que es hoy", manifestó Tappatá haciendo alusión a uno de los puntos más relevantes que trata su estudio.

SFP Jornada Exportadores de Cereza en centro Pyme (5).JPG

A la hora de poner en valor otros factores que permitieron el desarrollo del sector, el profesor e investigador de la Universidad Nacional de Río Negro ponderó la oportunidad de negocios que ofrecía el mercado Chino y expresó: "Es muy importante destacar que hubo un rol muy importante del sector público y privado, que se comunicaron de manera muy eficiente. Hay muchísimo mérito de las autoridades y de los empresarios que lograron coordinar las soluciones para las necesidades. En otros sectores quizás se tardan cuatro años en encontrar soluciones, acá solo meses. Eso hizo que las cerezas argentinas crezcan exponencialmente mientras otras cadenas de frutas frescas han descendido su cadena de producción, de exportación y de valor".

Al ser consultado sobre los hitos que marcaron un antes y un después en el proceso de desarrollo, Tappattá mencionó los vuelos chárter que partieron desde el Aeropuerto Domingo Perón de Neuquén. "Fue parte de la necesidad de los privados que veían que la producción de cerezas aumentaba y la capacidad de bodega de los aviones en Ezeiza, no lo hacía. Se lo plantearon al gobernador de ese entonces y se lograron chartear algunos vuelos. Esa experiencia fue muy exitosa en términos de lograr la unión entre el Centro PyME-ADENEU y los productores para empujar por otro objetivos. Lo que vino después fue gracias a que, a partir de ahí, todos se pusieron de acuerdo para trabajar".

"Otro evento importante fue cuando se logró abrir el mercado chino que implicó un montón de procesos fitosanitarios y trámites con Cancillería, Senasa. Todo eso la CAPSI lo coordinó de manera muy eficiente y se culminó con la firma en el G20 entre el presidente argentino y chino. El G20 no lo organizó la CAPCI por supuesto, pero aprovechó muy bien esa oportunidad", agregó en diálogo con LMNeuquén.

SFP Jornada Exportadores de Cereza en centro Pyme (1).JPG

Después de subrayar aspectos extraordinarios de los vínculos construidos por los integrantes de la CAPCI, el tesorero de la cámara, Aníbal Caminiti expresó: "Las experiencias son únicas. A veces no son repetibles. Pueden tomarse algunos tips, pero cuando se habla de productores, de personas, son procesos". "Todo parte de un buen diagnóstico y una necesidad común. Luego hay que ver cómo implementar la acción", agregó antes de compartir un breve análisis de la situación actual del sector.

"Argentina viene creciendo ininterrumpidamente desde hace diez años. Esta última temporada tuvimos una merma por cuestiones ambientales y el volumen exportable bajó un poco, pero la tendencia siempre es en crecimiento", postuló luego de señalar que, actualmente, se exporta 6 mil toneladas por temporada.

"Argentina produce unas 11 mil toneladas y se exporta aproximadamente el 50 por ciento. Hoy tenemos 36 mercados abiertos a nivel internacional. Esta última temporada el principal mercado fue Estados Unidos, seguido por China, luego Europa con el Reino Unidos y después Medio Oriente", detalló para luego recordar la importancia de que en un futuro cercano se empiecen a concretar exportaciones a Vietnam e Israel.

"Lo que queda es que se termine de cerrar la negociación. Luego hay otros mercados en los que no podemos avanzar porque nos exigen un tratado de libre comercio y porque somos lentos a nivel nacional para negociar. Otro problema que tenemos que una negociación fitosanitaria no va de la mano de la económica. Muchas veces se promueve o se trabaja en una apertura de mercado desde lo sanitario, pero luego nos encontramos que ese mercado, como el de Tailandia, tiene un 40 por ciento de arancel y no podemos exportar. Esta falta de coordinación y análisis en general es algo que viene de décadas a nivel nacional", planteó.

Aprender del camino recorrido

Por su parte, tanto el presidente de CAPCI, Alejandro Zimmermann, como Juan Carlos Schroeder destacaron la importancia que tiene para el sector productivo una investigación como la que realizaron Tappatá y Jaureguiberry.

"Este estudio sirve para tener conciencia de lo que hicimos y venimos haciendo. Quizás por la dinámica del día a día no nos damos cuenta y ahora con esto revivís muchas cosas y evalúas qué hiciste bien o mal para proyectar a futuro. Creo que la CAPCI hizo muchas cosas bien", subrayó Zimmermann.

SFP Jornada Exportadores de Cereza en centro Pyme (2).JPG

"Es importante que alguien del ambiente académico, con conocimiento de las actividades históricas de la región, analice y evalúe y trate de extraer experiencias de una cámara como CAPCI que es un ejemplo del trabajo público y privado. Es bueno saber que la justa combinación público-privada puede favorecer el desarrollo de actividades y la inversión que genere empleo y divisas. Es positivo cuando el Estado, la burocracia bien entendida, está a disposición para generar reglas estables que generen posibilidades para que el sector privado trabaje", enfatizó, en tanto, Schroeder.

De cara al futuro, Zimmermann expresó: "Nuestro objetivo es seguir creciendo y seguir brindando apoyo al productor, al emprendedor o empresario que quiera producir en el país. Hoy hay cinco provincias productoras (Neuquén, Chubut, Río Negro, San Cruz, Mendoza) Tenemos que ver si podemos sumar alguna más. Hay ensayos en Catamarca, La Rioja que pueden ser factibles. También se pueden sumar nuevos emprendimientos en las provincias que ya producen"

"Argentina tiene todo: tierra, agua, clima, know how y la CAPCI para colaborar, asesorar. La idea es seguir creciendo y generar inversiones tanto nacionales como internacionales que apuesten a este país que es increíble, generando mano de obra. Promocionar estas economías regionales es muy importante para el futuro del país", enfatizó con optimismo.

Por un cambio de condiciones

A lo largo del encuentro quedó claro la necesidad de nuevas reglas de juego macroeconómicas que potencien el trabajo de los productores. Al respecto, Caminiti enfatizó que en la actualidad no hay previsibilidad para completar inversiones que requiere el sector. "Por eso hace más de diez años tenemos 2.200 hectáreas plantadas en Argentinas. Crecen los volúmenes exportables por la mayor tecnología y el know how de las empresas", subrayó luego de poner la lupa en que se garantice el financiamiento de la barrera sanitaria para evitar pérdidas de mercados.

SFP Jornada Exportadores de Cereza en centro Pyme (3).JPG

"No se sabe si la demanda del mercado global va a seguir siendo tan fuerte como lo es ahora o si va a frenar. Por otro lado, está la situación económica del país que eso afectan tanto la producción de cerezas como la de peras y manzanas. Los costos laborales crecen, la ley laboral no es muy flexible , lo cual no genera incentivos para que se seleccione el mejor capital humano en las empresas y eso repercute tarde o temprano en la competitividad y en la calidad de los productos. La presión fiscal es muy elevada, comparada con los competidores", planteó, por su parte, Tappattá.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario