La fiebre por las cervezas artesanales no tiene techo

En la ciudad ya hay casi 50 locales que recargan botellones.

Andra de Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Ya son casi 50 los locales comerciales habilitados para vender cerveza tirada en botellones, y unos 30 elaboradores de esta bebida artesanal que conviven en la capital neuquina. El número no deja de sorprender a quienes trabajan en la comuna. Aseguran que es un fenómeno que recién empieza y que perdurará por largo tiempo.

Desde hace cuatro meses no paran de recibir consultas sobre las condiciones que se requieren para poner locales de este tipo de recarga del botellón, o de personas que fabrican su propia cerveza y que ante el boom del consumo quieren convertirse en proveedores de estos comercios que se reproducen por toda la capital.

Las consultas a las áreas municipales encargadas de habilitar promedian las tres por día. Sólo ayer, y luego de cumplir con todas las exigencias, se habilitaron dos nuevos comercios que se sumaron a los 45 que ya están en funcionamiento. “Ya estamos casi en los 50 locales. Es un fenómeno que no tiene techo”, resumió Francisco Lebed, director de Calidad Alimentaria del Municipio.

Calidad Estiman que sólo los buenos fabricantes sobrevivirán al boom de la birra artesanal.

Respecto de la otra parte importante de este circuito comercial, que son los que elaboran el producto, Lebed contó que se produjo una irrupción asombrosa pero aclaró que como el proceso para tener el visto bueno es más largo, el número de productores es menor aunque también creció abruptamente estos meses. Son 12 elaboradores que están totalmente habilitados, y otros 18 que están en diferentes momentos de la habilitación para obtener el aprobado de la comuna.

“El Municipio tiene su propio laboratorio para hacer los estudios que se requieren y darles nuestros sellos a los alimentos elaborados de manera artesanal. Con estos sellos se permite la venta dentro de la ciudad con la seguridad de que es un producto que cumple con todas las exigencias de bromatología”, resumió el funcionario.

Consultado sobre el perfil de las personas que se interesan en este comercio, Lebed relató que se trata de un pequeño grupo de conocidos que se asocian, que encaran el proyecto comercial y que en su mayoría tiene conocimiento del tema.

“No es tan fácil elaborar para ser productor y vender a los comercios porque es una inversión muy grande, compran muchas cosas, por lo general son grupos de amigos, son jóvenes, entre ellos se entienden, se conocen todos. Es un medio muy particular, la hacen porque les gusta y lo ven como una salida laboral”, resumió el director de calidad alimentaria.

Lo mismo pasa en los comercios de cerveza tirada o “growlers”, el perfil de interesados es el mismo. Para ellos las exigencias tienen que ver con la puesta en marcha del local, la limpieza de los botellones previa al momento de la recarga y la exigencia de que la cerveza tenga las etiquetas que acrediten que tiene la aprobación de Nación, Provincia o Municipio: “No se permiten cervezas elaboradas en cualquier lado sin los correspondientes certificados”, indicó.

Límites
Cómo se cuida la competencia

La Municipalidad de Neuquén habilitó a los comercios que expenden cerveza tirada para que vendan sus productos hasta las 23 horas.

El motivo es para que este tipo de comercios no compita con otros establecimientos, como bares, confiterías o restaurantes, donde su valor es más alto.

CIFRA
2000 litros por fin de semana se venden en algunos locales.
Los propietarios de los almacenes de cerveza esperan multiplicar los volúmenes de expendio durante el próximo verano, en detrimento de la birra industrializada.

El Chañar: se anotan 300 para aprender

NEUQUÉN
Fermín Porley, capacitador del Centro de Formación Profesional Agropecuaria Puesto Chañar, es quien está a cargo de los cursos de elaboración de cerveza desde hace varios años. Contó que, si bien siempre convocó gente con muchas ganas de aprender, el crecimiento por el interés en este tema fue asombroso y el número de inscriptos al último curso fue abrumador. Se anotaron 300 personas para hacer una capacitación que tiene lugar para 50.

“La diferencia ahora es que muchos llegan con algún conocimiento porque hay mucha información en internet”, resumió Porley. Dijo que el fenómeno se da en principio porque no es complicado elaborar cerveza.

“No es complejo, lo complicado es que quede buena porque tiene su técnica”, aseveró el profesor y dijo que hoy los que llegan lo hacen para elaborar en sus casas su propia cerveza: “Si la idea es elaborar para vender, la inversión es mucho más grande, se necesita otro tipo de volumen”.

Consideró que lo de la cerveza artesanal es una moda, pero opinó que no se trata de algo pasajero: “Se empezó a consumir algo de lo que no se vuelve atrás porque la gente que se acostumbra a esto no va a volver a la industrial. Los consumidores recién se están educando, pero creo que va a pasar como con los vinos, se va a ir descartando lo malo de lo bueno y la gente va a ser más exigente”.

Consultado sobre el porqué de este fenómeno, el especialista opinó que uno de los motivos que lleva a esto es que los insumos para elaborar cerveza son de fácil acceso para la elaboración.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído