La fiesta de los libros

Apartir de mañana y durante diez días, Neuquén será la ciudad de las letras. Una vez más se abrirán las puertas para ingresar a ese mágico universo que nos ofrece ese objeto rectangular de cartón o tela o cuero, dentro del cual hay hojas de papel cubiertas de palabras, que aún sigue perdurando a pesar de que para algunos es una especie en peligro de extinción por el amenazante mundo de las nuevas tecnologías.

El libro perdura porque siempre habrá alguien que decida mantener una relación de intimidad con un autor a través de las páginas que cobran vida mientras se las lee.

Leemos para imaginar, para aprender y comprender cómo es el mundo y las personas. El periodista y escritor Tomás Eloy Martínez afirmó que también leemos “para descubrir que el mundo respira de otra manera”. Por eso, somos los libros que hemos leído. También los libros guiaron e inspiraron a Sarmiento, a Belgrano, a San Martín, a Moreno y a tantos hombres que forjaron esta nación.

El libro resiste porque es una herramienta cultural. No hay crisis que detenga ese acto de libertad individual que es la lectura.

Por estos días recuerdo mi adolescencia en aquellas ferias del libro de Buenos Aires, emplazada al lado de la Facultad de Derecho, que se convertía en mi segunda casa por las horas que pasaba en las charlas y conferencias de escritores, presentaciones de libros, hurgando las ofertas que ofrecían los stands, haciendo interminables colas para conseguir la dedicatoria de Fontanarrosa, Quino o Galeano, observando cómo una persona le ponía el libro entre las manos, le daba la lapicera y le indicaba dónde firmar a Jorge Luis Borges.

El libro resiste, no hay crisis ni tecnología que detenga ese acto de libertad individual que es leer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído