La firmeza de la calculadora

El intendente Horacio Quiroga hace mucho tiempo que está jugado: cuando las encuestas le jugaban a favor al gobierno nacional anunció que fijará las elecciones de la Municipalidad en el 2019 para el mismo día que las disponga el presidente Mauricio Macri. De hecho, le pidió otro tanto al gobernador Omar Gutiérrez (que más bien optaría por el camino contrario). Eran otros tiempos. La economía aparecía con sus marejadas de fondo latentes, pero el grifo abierto de los dólares (el famoso frente externo) permitía avizorar otro tipo de escenarios, con todo lo atada que está la política (y las elecciones) a los vaivenes del bolsillo argentino. Pasamos de una discusión de candidaturas a nivel nacional en Cambiemos a cómo se las ingenia este gobierno para evitar una crisis más profunda aún. Quiroga dijo que lo vio a Macri “angustiado” pero con “firmeza” en su discurso del lunes. Está claro que sigue faltando una eternidad (todo lo bueno y lo malo que eso puede ser para el Gobierno) en términos políticos. Pero Pechi aún debe definir si será candidato a gobernador para tratar de cumplir ese postergado sueño de llegar a la gobernación. En los últimos meses daba pasos cada vez más claros en esa dirección. De hecho, Cambiemos a nivel provincial ya arma un entramado y sondea posibles candidatos. Un tanto intempestivamente ahora suma un factor crucial rumbo al 2019: el de ser el principal exponente en la provincia de una expresión política que no le encuentra el rumbo a la economía. Quiroga, al mismo tiempo, por fuera de su posicionamiento personal, debe contener ese frente interno, no exento de tensiones en los últimos años, del que emergerá su candidato para la ciudad.

Pechi lo vio firme pero angustiado a Macri en su discurso del lunes. Debe definir si es o no candidato en el 2019.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído