La historia del matrimonio que adoptó a seis hermanitos

Tras haber perdido un hijo y haber intentado con tratamientos de fertilidad, Virginia y Matías decidieron abrirle su corazón a seis hermanitos.

La historia de Matías y Virginia, el matrimonio tucumano que hace un año y medio decidió adoptar a seis hermanitos, parece sacada de una telenovela. Es que sus trágicas pérdidas, las búsquedas frustradas y las largas esperas, finalizaron con la tan ansiada familia soñada.

Su historia de amor comenzó hace 12 años, cuando Virginia perdió a uno de sus dos hijos, luego de luchar durante un buen tiempo contra la leucemia. En ese momento conoció a Matías, el dueño de un criadero de cerdos.

Te puede interesar...

Con el pasar de los años, Matías y Virginia comenzaron a soñar con formar una familia. En un primer momento, lo intentaron a trabajar de tratamientos de fertilidad, pero no obtuvieron los resultados esperados. En 2016, decidieron inscribirse en el registro de adopción, y luego de varios meses de espera, en diciembre llegó el tan esperando llamado y con una gran sorpresa. "Nos llamaron y nos dijeron `miren, hay un grupo de seis hermanos, a los que intentamos mantener unidos, no sé qué les parece a ustedes`. No lo dudamos, los queríamos con nosotros en casa", relató Matías a TN.

Matías recordó que desde el juzgado les informaron que tenían sólo 24 horas para responder. “Hablamos durante la cena, nos quedamos un rato largo de sobremesa. Teníamos que responder al día siguiente, no podíamos permitir que crecieran en casas separadas, que se trataran como primos, y no como hermanos ". Es que los chicos vivían algunos en la Sala Cuna y otros en el Hogar Eva Perón y se juntaban una vez por semanas en los “Viernes de Hermanos”.

Al día siguiente llegaron al juzgado y dijeron que estaban dispuestos a adoptar a los seis hermanitos, por lo que rápidamente los llevaron para conocerlos. "Fue como si nos conociéramos de toda la vida. Recuerdo que les dije `vamos a casa' y nos fuimos todos juntos".

El amor surgió de inmediato, los chicos estaban felices de estar juntos otra vez y de vivir con ellos. "No nos dijeron papá y mamá desde un primer momento. Fue a través de un proceso de vinculación. En las vacaciones del año pasado, hicimos un viaje a la granja donde trabajo y cuando volvíamos nos dijeron mamá y papá. Con Virginia nos emocionamos y entendimos lo que desde ese momento significábamos para ellos", detalló.

Los chicos en cuestión, al momento de ser adoptados tenían 3, 5, 7, 8, 10 y 12 años y habían pasado situaciones traumáticas. "Ellos estaban hace dos años y medio institucionalizados. Nosotros sabemos lo que les pasó por lo que ellos mismos nos contaron. Sufrieron la situación de abandono de la madre. Primero se intentó reinsertarlos con ella, pero no se logró, es una madre que no podía", contó Matías. "Después de eso quedaron a la deriva y terminaron en una fábrica de ladrillos. Allí vivieron una situación de servidumbre, pero como alguien hizo la denuncia, la Justicia allanó el lugar y se llevó a los chicos. Por las edades, cuatro fueron al Hogar Eva Perón y los dos más chicos a la Sala Cuna. La madre nunca más apareció y el padre tampoco", agregó.

Una familia quiso llevarlos a los seis y, al poco tiempo, otra vez la desilusión de volver al sistema judicial. "Cuando pasó que los devolvieron, los psicólogos habían trabajado con los chicos para lograr que quisieran ser adoptados en dos grupos de tres, pero como no aparecía nadie, después pensaron en tres grupos de dos y ahí nos llaman a nosotros", dijo el padre.

Matías no juzga la actitud: "Era difícil para la gente llevarlos a los seis. Lo que retardaba las adopciones por separado era que el mayor de los hermanos, que ahora tiene 13 años, le pedía a la jueza que no los diera por separado, que esperara que apareciera alguien para adoptarlos a todos juntos. Le pedía que tengan fe porque él sabía que iba a aparecer alguien que los quisiera a los seis".

Embed

Personajes destacados

El gobernador de Tucumán, Juan Luis Manzur, los nombró a principios de marzo "personajes destacados", por el gesto de haber adoptado a los seis hermanitos.

"Nos hemos sentido muy halagados por parte del gobernador y los ministros. No esperábamos esto. Uno cuando hace un acto de bien, o toma una decisión que puede trascender la vida de más personas, lo hace sin buscar algo a cambio. Esto es un regalo que nos dan", contó muy orgulloso Matías.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído