La increíble isla que no deja entrar a las mujeres

La menstruación femenina sería una de las insólitas razones.

Tokio
Es una isla de 800.000 metros cuadrados al sur de Japón y para algunos es uno de los sitios más sagrados del país. Tanto que ahora Japón quiere nominar a la remota isla de Okinoshima para la lista de Patrimonios de la Humanidad de la Unesco en 2017.

Dicen que allí los antiguos dioses Shinto colocaron a tres emperatrices para que cuidaran y salvaguardaran la nación.

Desde hace más de 600 años se llevan a cabo rituales para orar por la seguridad de las embarcaciones y el éxito de las misiones diplomáticas de Japón en el continente asiático.

Pero a pesar de las emperatrices, cuya presencia está inmortalizada en una serie de rocas en la cima de la montaña, en Okinoshima no se permite la entrada de mujeres.

La isla está ubicada en el mar de Genkai, en la antigua ruta comercial de Japón con Corea, y forma parte de la ciudad de Munakata, en la prefectura de Fukoka, al sur de Japón.

No hay una explicación precisa de por qué existe la prohibición de las mujeres. Algunos dicen que es debido a la menstruación: la religión sintoísta considera que la sangre es impura y que "ensuciaría" el sitio sagrado.

Otros creen que como los viajes a Okinoshima solían ser muy peligrosos, las mujeres tenían prohibido navegar al lugar para protegerlas.

Okinoshima, considerada una "shinto kami" (sitio sagrado), es propiedad del Santuario Munakata Taisha.

El santuario sólo permite a sus sacerdotes llegar a la isla, excepto durante el festival anual que se realiza en mayo, cuando unos 200 hombres tienen permiso de llegar hasta allí.

Los rituales que se celebraban durante el siglo IV eran presididos por el clan Munakata, que reinó la región y que está enterrado en la isla.

Hoy los rituales se celebran en los santuarios de las tres emperatrices de Munakata, conocidas como Tagorihimi-no-Kami (que representaba la neblina marítima), Tagitshuhime-no-Kami (representaba la intensa y violenta marea) e Ichikishimahime-no-Kami (los actos de adoración a los dioses).

Hasta ahora se han desenterrado en la isla unos 80.000 artefactos, incluidos joyas y ornamentos, que han sido designados tesoro nacional por el gobierno japonés.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído