La malnutrición en los pibes, un mal presente en nuestro país

Existe un gran porcentaje de obesidad infantil y de desnutrición.

Por definición, la malnutrición se refiere a cualquier trastorno de la nutrición, ya sea como consecuencia de una alimentación insuficiente, excesiva o mal equilibrada. Asimismo, se entiende por obesidad infantil a la presencia de sobrepeso en niños de entre cero y cinco años. Esta problemática es una consecuencia de la malnutrición, es decir, del desarrollo de una dieta no equilibrada que puede generar, en el caso contrario, desnutrición (crónica o aguda).

Ahora bien, según datos publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en su último Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, la Argentina lidera el rango de obesidad infantil con un 9,9% y le siguen Perú con un 9,8% y Chile con un 9,5%.

En nuestro país, la última fuente oficial sobre este tema es la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS) de 2012. Según datos de la encuesta analizados por el Centro de Implementación de Políticas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), la malnutrición afecta diferencialmente a los niños y niñas de cero a cinco años dependiendo de su nivel de ingreso: en hogares indigentes el 3,1% de los niños padece bajo peso y el 9,1% sobrepeso; mientras que en las viviendas no carenciadas, un 1,5% tiene bajo peso y un 11,8%, obesidad.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación para 2012 (último dato disponible), el 30% de los niños y niñas de edad escolar (de 13 a 15 años) tiene sobrepeso y el 6%, obesidad. En el mismo informe se afirma que el 50% consume dos o más bebidas azucaradas por día y que sólo un 17,6% consume cinco porciones diarias de frutas y verduras.

Ante este panorama la médica sanitarista Victoria Cavoti analizó los escenarios que coexisten en esta problemática. “Lo que observamos son niños de clase media con una amplia oferta de comida industrializada y baja planificación acerca de qué comen, cómo y cuánto comen por parte de los padres, por falta de información, tiempo y otros factores. En el otro extremo, vemos niños que viven en familias de bajos recursos, con escaso acceso a macronutrientes esenciales, como leche, carnes rojas, aceites de calidad, huevos, verduras, frutas, y a agua potable, que llenan sus estómagos con calorías vacías”.

Argentina lidera el ranking en Latinoamérica con mayor porcentaje de obesidad infantil: 9,9%.

Piden frenar las publicidades de comida basura

Ante este panorama desolador de la obesidad infantil, el mediático chef Jamie Olivier empezó a concienciar a la sociedad del peligro del sobrepeso y la obesidad en los niños, promovidos en parte por su constante exposición a la agresiva publicidad de los productos insanos dirigidos al público infantil. De esto trata su campaña #AdEnough, en la que ya participaron más de 4000 personas sólo en Instagram. En el 2012 se había presentado un estudio realizado en España en el que se analizaban los anuncios televisivos emitidos en cadenas infantiles: la conclusión fue que, a pesar de que contenían reclamos saludables, no eran buenas opciones nutricionales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído