La masacre de Múnich no fue terrorismo

Alemania descartó la participación del EI.

Alemania.- Múnich trató de volver ayer a la normalidad luego del pánico que vivió el viernes, cuando un joven abrió fuego en un shopping y mató a nueve personas. Y más: encendió en Europa una nueva alarma por un presunto ataque terrorista. Sin embargo, luego de la confusión inicial, las autoridades alemanas aclararon que se trató de un solo atacante, sin vinculación con el EI.

Se trata de un germano-iraní llamado Ali Sonboly, de 18 años. El ministro de Interior alemán, Thomas de Maiziere, confirmó que en la habitación del muchacho se encontraron documentos sobre la matanza de jóvenes socialistas perpetrada un Utoya por el ultraderechista noruego Anders Behring Breivik, de la cual ayer se cumplieron cinco años. También había material sobre Tim Kretschmer, el joven de 17 años que en 2009 mató a 15 personas en su antiguo colegio de Winnenden, en el suroeste de Alemania, y luego se suicidó. “Fue un solo atacante y está muerto. Ya no genera ningún peligro y eso es ahora lo más importante para nosotros”, dijo el jefe de la Policía de Múnich, Hubertus Andra.

Ali Sonboly, según las autoridades, estaba obsesionado con la violencia y las matanzas. Los disparos los efectuó con un arma 9 milímetros en un local de McDonald’s y luego se trasladó hasta el centro comercial Olympia, ubicado frente al local de comidas rápidas, donde siguió disparando. Mató a ocho jóvenes de entre 14 y 20 años y a un adulto de 45. Sonboly, reconocido por sus vecinos como “un chico tranquilo y sonriente”, apareció muerto a diez cuadras del shopping.

Tranquilo pero también violento

Ali Sonboly tenía 18 años y era hijo de trabajadores: padre taxista y madre empleada de una cadena de almacenes. Obsesionado con las masacres, la Policía confirmó que tenía recortes de asesinatos en masa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído