El clima en Neuquén

icon
18° Temp
43% Hum
LMNeuquen Brujas

La obra del MNBA que devela el misterio de la existencia de las brujas

Una curiosa pintura del Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén esconde los secretos de la existencia de uno de los personajes más enigmáticos de la antigüedad.

¿Las brujas existen? Es una de las preguntas sin respuestas más antiguas de la humanidad. En vísperas de Halloween, en Neuquén hay un especialista que puede ayudar a dilucidar ese misterio: el profesor Fernando Cammarota, medievalista y docente universitario.

Su interpretación de una la pintura “El Bacanal” del Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén lo lleva a pensar que la brujería viene desde el inicio de los tiempos. La obra pertenece a Narcisse-Virgile Díaz de la Peña, un pintor español hijo de padres franceses nacido en 1808 y que retrataba a la naturaleza como un ámbito en el que sucedía el misterio.

Te puede interesar...

Fue un pintor paisajista cuya temática más frecuente eran las escenografías boscosas. En contacto con los pintores de Barbizón que es una escuela de pintura francesa se caracterizó por pintar al aire libre y utilizar tonos tanto cálidos como brillantes. Su temática eran los bosques y los árboles, un gran colorista adepto a los tonos vivos y luminosos.

“Díaz de la Peña, como hijo de padres españoles, es influenciado desde su temprana por las tradiciones orales y los cuentos. Los Cuentos de Perrault se escribieron unos ochenta años antes, pero son casi contemporáneos así que, sin duda, los había leído o han llegado a sus manos, así como los cuentos de los Hermanos Grimm y los Cuentos de Anderson”, contó Cammarota a LM Neuquén.

- ¿Cómo era el mundo en el que vivió de este pintor?

La Edad Media duró hasta la Revolución Francesa y se extendió un poco más en algunos lugares según Jacques Le Goff y George Duby y otras corrientes del estudio de la historia. Esta gente de la que vamos a hablar vive en un mundo que está saliendo de la Edad Media pero que ellos comparten aún ese mundo.

Es un mundo que hay que dividir en dos, siguiendo la perspectiva de San Agustín de un mundo dual: “La Ciudad Celestial y la Ciudad Terrenal”. El mundo estaba divido así para esta gente, sin ninguna duda y además no hay nada aún que nosotros podamos comparar con “Las ciencias modernas”. Las Universidades aún están estudiando “Las Siete Artes Liberales”, es decir, la ciencia moderna como nosotros la conocemos hoy está recién armándose.

- ¿Y cómo conciliaban esas dos visiones?

Existía por un lado un “Mundo Material” compuesto por los ríos, los árboles, las piedras, etc, y por otro un “Mundo Inmaterial”, que lo integraban las potencias invisibles que era para ellos tan real como el otro.

Por otra parte, los seres que habitaban ese mundo inmaterial en lugares inaccesibles como los bosques, las montañas y el fondo del mar eran tan reales para ellos, como el mundo material lo es hoy para nosotros con todas las explicaciones que tenemos a cerca de esto.

En ese contexto era normal qué dentro de esos cuentos, de esas tradiciones que se trasmitían de abuelos y padres a nietos al calor de las hogueras caseras familiares estuvieran presentes las brujas, los hechiceros, los elfos, las hadas y otros seres fantásticos, como así también la lucha de dios y sus ángeles contra el diablo y sus demonios. Era, además, un modo de dar una respuesta a fenómenos naturales a los que progresivamente se les fue dando una explicación científica.

aquellarre brujas mnba.jpg
El profesor Fernando Cammarota en el MNBA.

El profesor Fernando Cammarota en el MNBA.

- ¿Cómo descubriste el cuadro?

Yo llegue al cuadro porque en ese momento estaba estudiando la vida de Enrique IV, un famoso monarca de Francia y Navarra a quién se recuerda por haber pronunciado aquella frase “París bien vale una misa”. Siendo calvinista (protestante) se tuvo que convertir al catolicismo para acceder al trono de francés. Una actitud acomodaticia muy propia de varios dirigentes políticos actuales que se convirtieron a la religión católica para acceder a la presidencia cuando la constitución así lo exigía.

En una de las crónicas de este monarca, figura que atravesando el bosque de Fontainebleau, cerca de París, en medio de una batida de caza con perros y rodeado por la hueste armada de su corte se encuentran con otra partida de caza en aquel bosque al que sólo le era permitido al rey el derecho de cazar so pena de muerte para cualquier campesino o vasallo que se atreviera a ello. Escuchan el ruido de cuernos de caza de otra comitiva, ladridos de perros, relinchos y trotar de caballos. El Rey manda a detener a los intrusos. En mitad de todo les aparece un personaje de origen espectral al que ven todos en pleno día y ordena al rey “Enmiéndate”, con el sentido de que rectifique sus actos de vida. Al leer esto recordé el cuadro “El Bacanal” del MNBA (Museo Nacional del Bellas Artes de Neuquén) de Narcisse Díaz de la Peña ambientado en el legendario bosque y descubrí muchísimas cosas más.

- ¿Y cómo lo relacionaste con las brujas?

Lo primero que me llamó la atención fue el nombre “El Bacanal”, porque hace referencia a las fiestas bacanales de la época romana. Una serie de celebraciones orgiásticas en las que abundaban las danza y el vino en honor al dios romano Baco y en cuyo desenfreno ven muchos estudiosos el origen de los carnavales actuales.

El cuadro muestra un grupo de mujeres desnudas en lo profundo del bosque rodeadas de un paisaje nocturno y oscuro. Se les ve recolectando hierbas a la luz de la luna y además tiene una particular coincidencia, son todas mujeres pelirrojas, qué durante la edad media, eran identificadas con el mal. Fueron muchas las representaciones pictóricas que representaban, ya desde el siglo XII, a los personajes antagónicos como a Caín o a Judas con el pelo y la barba roja y desordenada.

Son cinco mujeres visibles y una sexta desdibujada y sugerida en medio de árboles retorcidos que parecen abrazarlas. Las mujeres semidesnudas parecen ejecutar una danza y con cierto detenimiento puede advertir en medio de toda la escena el rostro vaporoso del diablo convocado por este aquelarre.

Se conocía con el nombre de Aquelarre en la Edad Media a la celebración a la que acudían las brujas para rendir tributo al demonio que en forma de macho cabrío presidía la ceremonia a la que acudían volando con la ayuda de sus escobas de paja que pasaron a ser, posteriormente, un símbolo inconfundible de los cuentos infantiles.

- ¿Tan antigua es entonces la brujería?

La brujería viene desde el principio de los tiempos. No se pueden separar estas prácticas mágicas de la evolución y el desarrollo de la civilización. A pesar del desarrollo tecnológico la humanidad actual cuando no encuentra respuestas acude invariablemente a las fuerzas invisibles. La historia registra la persecución de las brujas en cientos de crónicas siendo la más famosa un tratado de la época renacentista “Malleus Maleficarum” más conocido como “El Martillo de las Brujas”. Después la literatura, el cine y actualmente las series se encargan de mantener vivo el mito”

- ¿Existieron o existen las brujas en nuestro país?

En nuestro folklore la reminiscencia más inmediata es la Salamanca del noroeste argentino y cientos de leyendas que se siguen contando a las nuevas generaciones. Ya te digo, existe la faz o el aspecto religioso y también las creencias populares vigentes en las videntes, las tarotistas, las curanderas barrio que curan el empacho y el mal de ojo.

A través del arte podemos aproximarnos también al misterio, conocer más sobre los pintores y su mundo mágico tan real como las representaciones que nos deslumbran en los corredores de un museo que aún tiene mucho para enseñarnos y esto en nuestra ciudad es posible porque uno de los museos más importantes de la Patagonia (y del país) cuenta con una dirección - ahora a cargo de Ivana Quiroga-, que favorece la investigación histórica de las obras y sobre todo su divulgación a la ciudadanía. Sin lugar a dudas cuando esta historia de misterio y suspenso que ha sido este año atravesado por la pandemia nos permita retornar a nuestra vida cotidiana, les sugerimos que se den un paseo por el museo y vayan a admirar esta enigmática obra de arte.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

26.785714285714% Me interesa
48.214285714286% Me gusta
10.714285714286% Me da igual
1.7857142857143% Me aburre
12.5% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario