La piedra que trababa su puerta vale u$s 100.000

Durante 30 años usó como tope un meteorito valioso y no lo sabía.

Un hombre de Michigan, Estados Unidos, se enteró hace unos días de que la piedra que usó durante 30 años para trabar la puerta de su casa es un meteorito valuado en 100.000 dólares.

El Museo Smithsonian y la Universidad Central de Michigan aseguraron que el trozo de hierro y níquel de más de 10 kilogramos, que el hombre utilizaba para una situación doméstica sin mucha importancia, es el sexto meteorito más grande encontrado en ese estado norteamericano.

David Mazurek, el propietario, contó que llevó la piedra a la universidad luego de leer en enero informes de que trozos de meteoritos se vendían por miles de dólares. “Me dije: ‘A ver, a ver. ¿Cuánto valdrá el mío?’”, declaró Mazurek.

Mona Sirbescu, profesora de geología de CMU, recibe preguntas todo el tiempo para que examinen las rocas que le traen, pero ninguna resulta ser una roca espacial. “Durante 18 años, la respuesta ha sido categóricamente no: meteoros equivocados no son meteoritos”, dijo Sibescu. Pero todo cambió cuando le pidieron que examinara una roca grande de forma extraña que un hombre de Michigan, que no quería nombrar, había tenido en su poder durante los últimos 30 años. “Me di cuenta de inmediato de que esto era algo especial”, dijo Sibescu. “Es el espécimen más valioso que haya tenido en las manos en mi vida, monetaria y científicamente”, expresó.

Llevó la piedra para que la analizaran en una universidad y resultó ser un meteorito impactante.

Mazurek, cuando le preguntaron detalles de cómo se había topado con esta “piedra preciosa”, dijo que el meteorito ya estaba en un granero que compró en 1988 en la localidad de Edmore. Y señaló que el agricultor que le vendió la propiedad le dijo que el objeto había caído en la década de 1930. “Dicen que lo tomaron inmediatamente después de oír un gran estruendo y que lo sacaron de un cráter”, según Sirbescu.

p18-f1b-meteorito-puerta.jpg

Mientras recorría la propiedad, el hombre vio que la roca sostenía una puerta y le preguntó al granjero qué era. El granjero le dijo que era un meteorito, que era parte de la propiedad y que él podría quedárselo. Evidentemente, en ese momento, ninguno de los dos se dio cuenta del valor que podía tener esa piedra. El nuevo propietario vivió en la granja unos años y, cuando se mudó, se llevó consigo la piedra misteriosa. Durante los últimos treinta años, la ha utilizado como tope de una puerta y la ha enviado a la escuela con sus hijos para mostrarla.

Se están realizando análisis para determinar si la roca extraterrestre contiene elementos raros. “Lo que típicamente sucede en estos casos es que los meteoritos pueden ser vendidos y exhibidos en un museo o vendidos a coleccionistas y revendedores que van por una ganancia”, afirmó Sirbescu. El Smithsonian y el Museo Mineral de Maine consideran comprar el meteorito. Mazurek, en tanto, adelantó que cuando se venda el meteorito donará una parte del dinero a la universidad. “Ya no lo usaré como tope para la puerta. Busquemos un comprador”, se entusiasmó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído